18 de septiembre de 2019
10 de enero de 2009

Abbas rechaza la presencia de tropas internacionales en la frontera de Gaza tras reunirse con Mubarak

EL CAIRO, 10 Ene. (Reuters/EP) -

El Gobierno egipcio y la Autoridad Palestina volvieron a descartar hoy la posibilidad de una intervención de las fuerzas internacionales en Egipto o en la frontera de la Franja de Gaza como parte de un hipotético acuerdo de cese de hostilidades entre Israel y Hamás.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, indicó que la presencia internacional "se requiere en la Franja de Gaza, no en la frontera entre Gaza y Egipto", en declaraciones realizadas tras la reunión mantenida hoy con el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

"Si quieren una fuerza internacional en Gaza o Cisjordania, estamos de acuerdo", declaró Abbas, pero no en la frontera entre Egipto y el pasó de Rafá (frontera de Gaza). Lo que queremos es ahorrarnos la sangre de nuestro pueblo", añadió.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores egipcio, Hosam Zaki, indicó que Egipto no había recibido petición alguna para albergar tropas internacionales. "Para nosotros este tema está fuera de toda cuestión", indicó.

Egipto alberga a fuerzas internacionales en la frontera con Israel como parte del tratado de paz firmado con Tel Aviv en 1979, pero ambas situaciones no se pueden extrapolar. "Es como comparar manzanas con naranjas", recalcó Zaki.

Precisamente hoy, el diario británico 'The Times' desvelaba un nuevo plan internacional por el que la Autoridad Palestina controlaría "nominalmente" una porción de Gaza --principalmente la frontera de la región-- gracias a la presencia de tropas turcas y francesas en Egipto y Cisjordania. Sin embargo, la postura del Gobierno de El Cairo permanece inalterable a la hora de negar la presencia militar internacional en su territorio.

El Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás) tampoco apoyó esta idea, ya que pretendía que El Cairo tomara una postura imparcial en la mediación del alto el fuego, petición que ha sido repetida desde que comenzaron los ataques en la zona el pasado 27 de diciembre y que ya se han cobrado la vida de 801 palestinos y 8 israelíes.