20 de octubre de 2019
17 de abril de 2019

Abren los colegios electorales en Indonesia con el presidente Joko Widodo como favorito

Abren los colegios electorales en Indonesia con el presidente Joko Widodo como favorito
ALBERT IVAN DAMANIK/ZUMA WIRE/DP / DPA

YAKARTA, 17 Abr. (DPA/EP) -

Los colegios electorales han abierto sus puertas este miércoles en Indonesia para una triple cita electoral en la que el actual dirigente del país, Joko Widodo, parte como favorito de las presidenciales.

En la provincia de Papúa, en el este del país, los indonesios han comenzado a depositar las papeletas a las 7.00 horas en una jornada en la que también se celebrarán comicios legislativos nacionales y regionales para designar a más de 20.000 representantes a nivel estatal, regional y local. En Yakarta, la capital del país, la votación comenzará dos horas más tarde debido a la diferencia horaria --el país cuenta con tres--.

Según los últimos sondeos, el actual mandatario indonesio, también conocido como 'Jokowi', tiene una amplia ventaja para imponerse en la cita con las urnas a su principal rival, Prabowo Subianto, un general que fue expulsado de las Fuerzas Armadas indonesias en 1988 por su implicación en el secuestro y la desaparición de activistas defensores de la democracia.

Joko venció a Prawobo en las anteriores elecciones presidenciales, celebradas en 2014, aunque lo hizo por un estrecho margen. Ahora las encuestas pronostican una victoria clara de Joko, que aparece con una ventaja de dos dígitos frente al exgeneral, aunque algunos analistas creen que Prawobo podría dar la sorpresa.

Cuando Joko ganó las presidenciales hace cinco años lo hizo como una figura independiente sin vínculos con la élite política y militar indonesia, siendo un empresario que llegaba a la Presidencia tras haber ejercido como alcalde de Solo, una localidad de tamaño medio en el centro de la isla de Java.

El mandatario indonesio llega a la cita con las urnas tras haber gobernado el país contando con antiguos generales ligados a la dictadura y desarrollando un programa de renovación de infraestructuras basado en la construcción de nuevas carreteras, puertos, aeropuertos y presas.

Sin embargo, los grupos de defensa de los Derechos Humanos y los analistas critican a Joko por considerar que su balance en materia de derechos fundamentales todavía deja mucho que desear. En concreto, denuncian que no ha cumplido su promesa de poner en marcha políticas para abordar las violaciones de Derechos Humanos cometidas en el pasado.

Joko "ha permitido que los Derechos Humanos, el Estado de Derecho y la protección de las minorías se debiliten desde que fue elegido en 2014", ha explicado Ben Bland, experto en Indonesia en el Instituto Lowy, un 'think tank' australiano. "La imposición de ley se ha politizado, con críticos con el Gobierno arrestados y en prisión por cargos cuestionable", ha indicado, en un comunicado publicado en la web del centro de estudios.

El presidente indonesio no ha logrado frenar las acciones contra la comunidad homosexual que se han sucedido en los últimos tres años, con redadas de la Policía en locales frecuentados por gays y con detenciones de personas por ser homosexuales.

A este problema se suma el hecho de Joko ha elegido como candidato a vicepresidente a un clérigo musulmán conocido por su rechazo a los homosexuales, Maruf Amin, presidente del Consejo de Ulemas de Indonesia. Maruf ha llegado a decir que la homosexualidad tiene que ser penalizada y ha asegurado que la secta ahmadí no forma parte de la comunidad musulmana.

En el plano económico, Joko ha situado el crecimiento económico en torno al 5 por ciento anual, lejos de su promesa de alcanzar el 7 por ciento. Los analistas creen que la economía indonesia necesita crecer a más del 5 por ciento anual para superar el fenómeno de la "trampa de los países de ingresos medios".

Durante este primer mandato de Joko, la corrupción ha seguido siendo un grave problema en el Gobierno, con varios aliados políticos detenidos o encarcelados por sobornos y otras prácticas corruptas en el ejercicio del cargo.

El rival de Joko en estas presidenciales será Prawobo Subianto, un exgeneral de 67 años de edad que fue expulsado de las Fuerzas Armadas en 1988 por su implicación en el secuestro y la desaparición de activistas defensores de la democracia. Prabowo ha admitido que ordenó a sus subordinados que secuestraran a activistas pero mantiene que todos fueron liberados posteriormente y que algunos de ellos incluso llegaron a apuntarse a su partido.

Prabowo cuenta entre sus seguidores con grupos conservadores musulmanes que han perseguido a sectas minoritarias y que rechazan a los homosexuales. "Grupos minoritarios como nosotros no pueden esperar mucho de ningún candidato", ha afirmado Yendra Budiana, portavoz de la comunidad ahmadí, una secta musulmana minoritaria perseguida en países como Pakistán.

Las elecciones presidenciales de este miércoles se celebrarán de manera simultánea con los comicios parlamentarios, en los que participarán 16 partidos nacionales, con 250.000 candidatos para hacerse con 20.000 puestos en parlamentos locales, regionales y el nacional.

Cerca de 193 millones de personas están llamadas a las urnas, de las cuales 80 millones de personas nacieron después de 1980, lo que hace que las elecciones presidenciales de este miércoles sean los mayores comicios presidenciales directos del mundo, según la Comisión Electoral. Las autoridades han habilitado 800.000 colegios y centros electorales con seis millones de trabajadores para permitir el ejercicio del derecho al voto en todo el país.

Para leer más