3 de julio de 2020
27 de mayo de 2020

ACNUR alerta de las dificultades a las que se enfrentan los refugiados de África por el coronavirus

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

ACNUR alerta de las dificultades a las que se enfrentan los refugiados de África por el coronavirus
Refugiados burundeses que han huido a Tanzania y Ruanda. - PLAN INTERNACIONAL/ SALA LEWIS - ARCHIVO

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha alertado este martes de las dificultades a las que se enfrentan los refugiados ubicados en zonas urbanas del este de África, la región del Cuerno y los Grandes Lagos para satisfacer sus necesidades básicas a medida que el impacto económico de la COVID-19 se afianza.

Así lo ha hecho el portavoz de ACNUR, Charlie Yaxley, que ha especificado que los refugiados de las zonas urbanas tienen que lidiar con la pérdida de sus empleos, ya que las empresas se ven obligadas a reducir su tamaño o a cerrar debido a las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus.

Según Yaxley, muchos eran trabajadores asalariados o trabajaban en la economía informal. Yaxley ha destacado el caso de Ruanda, donde la mayoría de los 12.000 refugiados urbanos han visto a sus familiares perder sus empleos.

Además, muchos refugiados en estas zonas viven también en condiciones de hacinamiento y antihigiénicas, lo que les hace "particularmente vulnerables" a la propagación del coronavirus.

El portavoz de ACNUR ha remarcado el caso de Kenia, donde miles de refugiados viven en barrios empobrecidos en Nairobi con poco acceso a agua limpia, lo que hace casi imposible practicar el lavado de manos, clave para evitar un contagio de la COVID-19, con regularidad.

Además, los niños refugiados se han visto "particularmente afectados" por las medidas de contención de la COVID-19, ya que todas las escuelas de la región han cerrado. Yaxley ha lamentado que, a pesar de que los gobiernos han intentado cerrar la brecha ofreciendo clases a través de internet, radio o televisión, muchas familias no tienen los recursos suficientes para seguirlas.

Así las cosas, Yaxley ha expresado su temor por que, sin un apoyo más profundo, muchos refugiados de estas áreas de África se conviertan en "extremadamente vulnerables" a la explotación y puedan verse obligados a soportar "situaciones desesperadas" para sobrevivir, como tener que ofrecer sexo a cambio de bienes o el trabajo infantil.

ACNUR ha destacado que, tanto en Ruanda como en Kenia, ha estado brindando asistencia económica de emergencia destinada a los más vulnerables.

En este contexto, ha pedido a todos los gobiernos de la región que, como parte de los planes concebidos para responder a la pandemia del coronavirus, aseguren que los refugiados que habitan en las zonas urbanas tienen acceso a seguridad social, seguros médicos, comida y asistencia económica.

Además, ACNUR, que también ha pedido garantizar a los niños refugiados su derecho a la educación mediante la donación de equipos, como 'smartphones' u ordenadores, ha instado a la comunidad internacional a apoyar su respuesta a la emergencia derivada de la pandemia con más fondos.

Como parte del Plan Global de Respuesta Humanitaria de Naciones Unidas, ACNUR ha solicitado un total de 745 millones de dólares (casi 680 millones de euros), de los cuales 126 (casi 115) se han pedido para los países del este de África, la región del Cuerno y los Grandes Lagos.

Para leer más