19 de octubre de 2019
8 de septiembre de 2018

ACNUR habilita instalaciones en Trípoli para acoger a los desplazados por el último brote de violencia

ACNUR habilita instalaciones en Trípoli para acoger a los desplazados por el último brote de violencia
ACNUR - ARCHIVO

GINEBRA, 8 Sep. (Reuters/EP) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha informado de que miles de desplazados debido a los combates entre milicias rivales en la región de Trípoli podrán ser acogidos en unas instalaciones de la propia capital en las que estarán seguros.

Así, la agencia recomienda "el uso inmediato de la Instalación de Reunión y Partidas de Trípoli, que servirá como plataforma para buscar un destino seguro en terceros países".

Este centro está preparado para acoger a 1.000 desplazados. Estará gestionado por el Ministerio del Interior libio y ACNUR, ha explicado el organismo internacional en un comunicado.

ACNUR ha aprovechado además para denunciar las "atrocidades" de las que son víctimas los desplazados y solicitantes de asilo tales como violaciones, secuestros y torturas. Una mujer ha denunciado en declaraciones a ACNUR que su marido fue secuestrado, ella fue violada y torturaron a su hijo de un año.

Además, ACNUR alerta de que los centros de detención de donde huyeron los desplazados siguen corriendo el riesgo de ser atacados con los cohetes que utilizan las milicias.

ACNUR pide también medidas para que los traficantes de seres humanos y contrabandistas rindan cuentas tras recibir "informaciones fiables" de que se hacen pasar por personal de ACNUR. "La información de ACNUR procede de refugiados que informan que han sido vendidos a traficantes en Libia y sometidos a abusos y torturas incluso después de haber sido interceptados en el mar", explica ACNUR.

Los últimos combates comenzaron hace dos semanas entre la Séptima Brigada (Kaniyat), originaria de Tarhuna, a unos 65 kilómetros al sureste de Trípoli, por un lado, y las Brigadas Revolucionarias de Trípoli y Nawasi, dos de las milicias más potentes de Trípoli, por otro.

Libia vive sumida en el caos desde al caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011 y no existen unas fuerzas de seguridad capaces de mantener un mínimo de estabilidad. Las distintas facciones han rechazado los reiterados llamamientos a deponer las armas y el Gobierno de unidad que apoya la ONU, con sede en Trípoli, apenas tiene poder.

Para leer más