24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 25 de agosto de 2008

    Afganistán.- La jerarquía militar francesa discrepa sobre la emboscada que causó la muerte a diez soldados

    PARÍS, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Apenas una semana después de que se diera a conocer la muerte de diez soldados franceses en Afganistán, la jerarquía militar francesa discrepa sobre las causas de lo ocurrido en el valle en el que se produjo la emboscada de insurgentes talibán. Para el general francés Michel Stollsteiner, militar al mando de las tropas de la OTAN que operan en la región de Kabul, ha habido un "exceso de confianza", algo que niega el jefe del Estado Mayor del Ejército, Jean-Louis Georgelin.

    Stollsteiner ha reconocido a los medios de comunicación franceses que hubo un "exceso de confianza" en la patrulla que fue víctima de la emboscada. El oficial al mando de los 5.000 hombres que tiene la OTAN desplegados en la región de Kabul realizó estas declaraciones poco antes de enviar ayer a París el primer informe sobre las circunstancias en las que se produjo la emboscada.

    "Desde el momento en el que tomé el mando, di la instrucción de sorprender para no ser sorprendidos", aseguró Stollsteiner a los medios de comunicación que se reunieron ayer con él en el Cuartel General de Warehouse, al noreste de Kabul. Sin embargo, reconoce: "Nos sorprendieron en lugar de sorprender nosotros al adversario".

    "No hay rutina" frente a los talibán, mantiene el general antes de explicar que tres días antes de la emboscada que costó la vida a diez militares franceses y en la que otros 21 resultaron heridos, la misma sección que sufrió el ataque patrulló la zona en la que los insurgentes atacaron por sorpresa.

    Stollsteiner da cuenta de que en esa región los autóctonos habían señalado que si los militares occidentales atravesaban un determinado "límite", "habría problemas". Ese aviso se tradujo en los muertos y heridos que registró el Ejército francés hace una semana habida cuenta de que la emboscada estuvo "cuidadosamente preparada", pues había un "dispositivo de profundidad" y "municiones preposicionadas", explica el general galo.

    A las declaraciones de Stollsteiner se oponen las realizadas a los medios de comunicación por el jefe del Estado Mayor del Ejército galo, Jean-Louis Georgelin. A su juicio, los militares no acusaron el "exceso de confianza" señalado por Stollsteiner. Según Georgelin, "la patrulla de reconocimiento se realizó en conformidad con las órdenes dadas por la ISAF" y "con el espíritu que prevalecía en la región centro", donde se encuentra la capital afgana y sus alrededores.

    Hasta el próximo 3 de septiembre, y pese a las versiones discordantes hechas públicas por el Ministerio de Defensa y los medios de comunicación que citan a soldados presentes en el ataque o a "fuentes cercanas" a la jerarquía castrense, no habrá una investigación sobre las eventuales responsabilidades del mando militar en la gestión de la emboscada.

    El día 3 de septiembre está previsto que llegue a Kabul el propio Georgelin, quien pasará 48 horas 'in situ' para esclarecer las circunstancias en las que se produjo la emboscada. Tanto el Ministerio de Defensa como la Presidencia de la República, a través de Nicolas Sarkozy, se han comprometido a "extraer" todas las "enseñanzas" del ataque para evitar que una emboscada similar se produzca en el futuro.