26 de noviembre de 2020
1 de abril de 2007

Afganistán.- Los talibán ahorcan a tres presuntos espías en Helmand

KANDAHAR, 1 Abr. (EP/AP) -

Los talibán ahorcaron hoy a tres hombres acusados de trabajar como espías para las fuerzas gubernamentales y de la Fuerza Internacional de Asistencia para la seguridad en Afganistán (ISAF) según informaron un líder de la milicia local, el mulá Abdul Qasim, y un habitante de la región.

Los tres hombres, procedentes del norte de la provincia de Kandahar, fueron detenidos y "confesaron su crimen", según Qasim, quien aseguró que dos comandantes talibán murieron como consecuencia de la información proporcionada por estos hombres.

Dos de ellos fueron colgados en un lugar entre las localidades de Gereshk y Musa Qala y el tercero lo fue en Musa Qala, explicó Qasim. Un habitante de Musa Qala confirmó la muerte de este hombre, cuyo cadáver estuvo en la calle principal de la localidad durante tres horas. Después el cuerpo fue bajado de la horca y enterrado.

"Los talibán dijeron a la gente de Musa Qala que quien diera información al Gobierno o a sus enemigos sería castigado del mismo modo que el informador", afirmó este testigo.

Otro hombre fue colgado de un árbol cerca de un puente de la localidad de Gereshk y un tercero fue ejecutado entre Gereshk y Musa Qala, según un habitante de Gereshk, lugar a donde fueron llevados sus cadáveres después. Allí dijeron a sus habitantes que ambos estaban proporcionando información al Gobierno y a las fuerzas de la OTAN.

Las fuerzas de la ISAF iniciaron el mes pasado una importante operación militar para conseguir eliminar a las milicias talibán que controlan la parte norte de la provincia de Helmand, la mayor productora mundial de opio.

Por otra parte, en la región de Kandahar, los milicianos talibán tendieron emboscadas a dos convoyes de la Policía afgana matando a siete agentes e hiriendo a otros cuatro en el ataque, según ha informado hoy un portavoz policial.

Los presuntos talibán atacaron a un convoy que patrullaba en la noche del sábado por la zona fronteriza entre los distritos de Spin Boldak y Shorawak, según señaló el jefe de la Policía de la provincia de Kandahar, Esmatullah Alizai. Un policía resultó herido en el enfrentamiento que siguió a la emboscada.

Un segundo convoy de la Policía que acudió a socorrer a sus compañeros fue asimismo emboscado, perdieron la vida en el ataque siete agentes y resultando heridos otros tres, según la versión del funcionario.