25 de agosto de 2019
21 de agosto de 2014

La UNAMA muestra su preocupación por la "intimidación" contra el reportero Matthew Rosenberg

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Afganistán (UNAMA) ha expresado este miércoles su preocupación por la "intimidación" llevada a cabo por las autoridades afganas contra el reportero del 'New York Times' Matthew Rosenberg, después de que el fiscal general le haya dado 24 horas para abandonar el país por no cooperar en una investigación.

Previamente, el fiscal le había prohibido abandonar el país, a la espera de aclarar una información publicada por el periodista relacionada con las recientes elecciones presidenciales. Rosenberg ha indicado que el fiscal general no se ha puesto en contacto directamente con él para ordenarle abandonar el país.

El jefe de la UNAMA, Jan Kubis, ha indicado que estas acciones manifiestan "una falta de respeto a la libertad de expresión", defendiendo que "una prensa libre es crucial para la salud de las sociedades y que los periodistas deben realizar su labor en un clima libre de acoso".

Al parecer, todo ha venido motivado por una información realizada por Rosenberg y publicada en el diario estadounidense sobre la discusión entre responsables ministeriales y del palacio presidencial de planes para la formación de un gobierno interino si se mantiene el punto muerto electoral.

Ambos candidatos reivindicaron la victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del pasado 14 de junio y las denuncias de fraude amenazan con echar por tierra todo el proceso, pese a que se está llevando a cabo un nuevo recuento de los votos.

Rosenberg, que lleva tres años en Afganistán informando para 'The New York Times', fue citado a la oficina del fiscal general para ser interrogado el martes.

"Nos llevaron ahí bajo la apariencia de algún tipo de charla más o menos informal", había explicado Rosenberg. "De forma educada pero insistente, nos pidieron que diéramos los nombres de nuestras fuentes", precisó.

Los funcionarios presentes permitieron a Rosenberg marcharse con la condición de que volviera con un abogado al día siguiente. La prohibición de viaje no se mencionó en ese momento y los funcionarios no mencionaron ningún delito bajo investigación.

"No está arrestado, pero no se le permite marcharse hasta que esta cuestión esté resuelta", había asegurado el portavoz del fiscal general, Basir Azizi, a Reuters, precisando que se había pedido a Rosenberg que volviera hoy para ser interrogado.

"La noticia va en contra de nuestra seguridad nacional porque ahora mismo, el problema electoral está vigente y las conversaciones se encuentran en una fase muy complicada", había justificado Azizi.

REACCIÓN DE WASHINGTON

Washington había criticado la actuación de las autoridades afganas en este caso. "Estamos muy molestos con las acciones del fiscal general afgano y por esta prohibición de viajar que se ha aplicado, e instamos al Gobierno afgano a respetar las libertades fundamentales de expresión y de prensa", había manifestado el martes el viceportavoz del Departamento de Estado, Marie Harf.

Naciones Unidas está supervisando la auditoría de los ocho millones de votos depositados en las elecciones, pero el proceso ha avanzado con lentitud ante la atenta mirada de los representantes de ambos candidatos.

Al mismo tiempo, los miembros de una comisión conjunta designada por los candidatos, Abdulá Abdulá y Ashraf Ghani, mantienen discusiones para cerrar un acuerdo de gobierno de unidad nacional, tal y como acordaron con la mediación del secretario de Estado, John Kerry.

Para leer más