26 de mayo de 2019
13 de mayo de 2019

AI denuncia el aumento de "presos de conciencia" en Vietnam, con 128 encarcelados en 2019

Reclama a las autoridades vietnamitas la liberación "inmediata e incondicional" de todos los detenidos por motivos políticos

AI denuncia el aumento de "presos de conciencia" en Vietnam, con 128 encarcelados en 2019
REUTERS / NGUYEN HUY KHAM - ARCHIVO

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Vietnam ha registrado un claro aumento de casos de presos de conciencia, hasta alcanzar en 2019 la cifra de 128 personas encarceladas por activismo o por motivos políticos, según una investigación realizada por Amnistía Internacional.

En un comunicado, la organización no gubernamental ha dicho que el número de presos de conciencia ha aumentado en Vietnam en un tercio hasta alcanzar la cifra de 128 encarcelados, en el marco de la intensificación de la campaña del Gobierno contra el activismo pacífico.

El número de 128 presos de conciencia supone un claro aumento respecto a los 97 contabilizados en todo el país el año anterior, mientras las condiciones de detención siguen siendo terribles "con pruebas de torturas a prisioneros y otros malos tratos, con confinamientos en solitario y regímenes de incomunicación" y con algunos encarcelados "en condiciones escuálidas, con denegación de tratamiento médico, sin agua limpia ni aire fresco".

La investigación de Amnistía Internacional pone de manifiesto que entre los presos de conciencia hay "un creciente número de personas encarceladas por declaraciones realizadas en redes sociales como Facebook", representando un 10 por ciento de los presos.

Tras la entrada en vigor el 1 de enero de una nueva y "profundamente represiva" Ley de Ciberseguridad, la ONG ha advertido de que es probable que las autoridades vietnamitas aumenten el uso de métodos de "vigilancia invasiva".

"Esta investigación muestra que Vietnam está reforzando su control absoluto en cada área de la vida privada y pública", ha afirmado el director de Amnistía para el este y el sureste de Asia, Nicholas Bequelin.

"Además de destruir cualquier indicio de oposición política, las autoridades vietnamitas están también yendo contra cualquiera que desafíe la corrupción o que quiera mejorar las comunidades con trabajos de Derechos Humanos y activismo. El derecho a decir lo que se piensa está en riesgo", ha considerado.

La lista de presos de conciencia elaborada por la ONG, que ya ha advertido de que podría "subestimar" la cifra de encarcelados, incluye abogados, blogueros, defensores de los Derechos Humanos, ecologistas y activistas prodemocracia, "todos ellos encarcelados únicamente por ejercer pacíficamente sus Derechos Humanos".

"Muchos han sido condenados a largas penas de prisión tras juicios fariseos y en muchas ocasiones estuvieron detenidos largos periodos antes incluso de que se presentaran cargos en su contra", ha explicado Amnistía Internacional.

Bequelin ha asegurado que las autoridades vietnamitas se están mostrando "día a día" cada vez más "susceptibles" con los ciudadanos vietnamitas. "Son sus propios ciudadanos los que están pagando el terrible precio simplemente por algo que hayan dicho o por alguien con quien se hayan visto", ha afirmado.

El nuevo Código Penal que entró en vigor en 2018 contiene algunos artículos que permiten perseguir a activistas y críticos con las autoridades. Desde la entrada en vigor de esta nueva normativa, las autoridades han encarcelado a al menos a 34 personas.

Amnistía Internacional ha recordado que esta semana representantes de Estados Unidos viajarán a Vietnam para participar en el llamado "diálogo de Derechos Humanos" con sus colegas vietnamitas, un foro que se mantiene desde 2016 y que se celebra cada dos años.

La reunión llegará después de que en octubre de 2018 las autoridades vietnamitas liberaran a la bloguera 'Madre Seta' coincidiendo con la vista del entonces secretario de Defensa, James Mattis. "El creciente número de presos de conciencia muestra el doble sentido de las autoridades vietnamitas cuando se habla de Derechos Humanos en reuniones oficiales", ha señalado Bequelin.

"La liberación de 'Madre Seta' fue un enorme alivio pero el precio de su libertad fue el exilio y toda la operación fue una distracción conveniente de las muchas decenas de personas que todavía están languideciendo entre rejas", ha denunciado.

La ONG ha recordado el caso de Tran Hoang Phuc, un preso de conciencia que continúa en prisión a pesar de que Estados Unidos reconoció en el pasado que su lucha era pacífica. Phuc era miembro de la Iniciativa de Jóvenes Líderes del Sureste Asiático (YSEALI) y fue invitado a reunirse con Barack Obama durante la visita que realizó el presidente de Estados Unidos a Vietnam en mayo de 2016, aunque las autoridades vietnamitas no le dejaron asistir al encuentro.

Activista prodemocracia y ecologista, Phuc fue arrestado un año después, en junio de 2018, siendo juzgado por "propaganda contra el Estado" por hacer vídeos críticos con el Gobierno vietnamita y difundirlos en redes sociales. Fue condenado a seis años en prisión y cuatro años de arresto domiciliario.

"Phuc sigue siendo un símbolo de cómo Vietnam trata a sus ciudadanos más brillantes y más comprometidos", ha subrayado el dirigente de Amnistía Internacional para el sureste asiático. "Las autoridades deben liberar a todos los prisioneros de conciencia de forma inmediata e incondicional", ha concluido.

Contador

Lo más leído en Internacional