23 de octubre de 2019
25 de enero de 2009

Alimentos.- MSF y ACH piden más coordinación y un plan específico contra la desnutrición de 55 millones de niños

Reclaman mayor compromiso en la cumbre sobre seguridad alimentaria de Madrid y que se aumente la cantidad y la calidad de las ayudas

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las ONG Médicos sin Fronteras (MSF) y Acción contra el Hambre (ACH) hicieron esta semana un llamamiento a los participantes en la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria (RANSA) que se celebra en Madrid mañana lunes a una mayor coordinación en las políticas contra el hambre, así como un plan más específico que evite que 55 millones de niños menores de cinco años sigan expuestos a una desnutrición que puede resultar mortal.

En rueda de prensa en Madrid, el director general de ACH, Olivier Longué, señaló que la reunión que tendrá lugar el lunes y martes de la próxima semana "ha definido un plan de acción" para luchar contra la desnutrición, lo cual le parece muy positivo, pero consideró que la crisis actual de alimentos "requiere algo más".

En este sentido, el responsable de Nutrición de MSF Internacional, Stéphane Doyan, explicó que es necesaria la creación de un mecanismo que se dedique exclusivamente a nutrición además de un plan específico que realice una evaluación de las necesidades y aborde una financiación concreta a la que puedan acceder los países en desarrollo.

Más concretamente, Longué abogó por una mejora de la distribución alimentaria, el aumento de la cantidad de comida disponible y el trabajo con redes sociales como las escuelas, entre otras medidas. En la actualidad, alertó, hay 55 millones de niños con desnutrición aguda moderada y otros 19 millones con desnutrición aguda severa. Y cada año, cinco millones de estos menores mueren por esta causa.

Por ello, Longué y Doyan recordaron que hacen falta 3.000 millones de euros anuales para movilizar la ayuda necesaria para acabar con la desnutrición de esos 55 millones de niños, lo cual supone, según afirmaron, mucho menos de lo que han destinado los gobiernos occidentales a los rescates financieros.

En opinión de ACH, esta Reunión de Alto Nivel puede suponer un "punto de inflexión" para conseguir "hacer realidad una coordinación" mundial que reduzca la desnutrición infantil, porque a pesar de que Naciones Unidas presentó un Plan Global de Acción el pasado julio, de momento no existen mecanismos de apoyo para los programas de ayuda alimentaria parecidos a los que abordan la lucha contra la malaria y el sida.

TRATAMIENTOS

Actualmente, la desnutrición aguda severa puede tratarse de forma efectiva, pero sólo uno de cada diez niños afectados consigue el tratamiento recomendado por la ONU, que son los alimentos terapéuticos preparados (RUTF, por sus siglas en inglés).

Por ello, MSF y ACH pidieron que los participantes en esta cumbre su compromiso para conseguir que todos los niños con desnutrición aguda severa reciban este tratamiento para 2012, aunque también advirtieron de que si no se aumentan las ayudas y se mejoran los planes hay muchos otros niños que podrían caer en la desnutrición al no recibir ningún tratamiento.

Además, para combatir la desnutrición infantil también es necesario mejorar la calidad de la ayuda alimentaria nacional e internacional, ya que la sigue consistiendo en poco más que harinas de maíz o arroz, lo cual no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales mínimas de los niños más vulnerables de entre seis meses y tres años.

En este sentido, Longué señaló que "ahora tenemos más herramientas y conocimientos para actuar y para disponer de mecanismos más eficaces", pero no se trata de crear una nueva agencia dentro de la ONU, sino "dinamizar" la que hay, que es la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que lleve a cabo una "coordinación eficaz".

NUEVA "ARQUITECTURA"

Según indicó Doyan, la Reunión de Alto Nivel en Madrid se va a centrar en una nueva "arquitectura" para luchar contra el hambre en un año que se verá profundamente afectado por la crisis económica a pesar de que el precio de los alimentos básicos ha vuelto a los niveles de finales de 2006.

Por su parte, la ONG Intermón Oxfam exigió en un comunicado un mayor compromiso de los países desarrollados. "Es necesario que los países donantes, instituciones y grandes potencias alcancen un acuerdo para aliviar el hambre en todo el mundo y adopten medidas a corto y largo plazo que sean aplicadas tan rápida y eficazmente como lo han hecho para poner freno a la crisis financiera", añadió.

Para reforzar este mensaje, la organización desarrollará los días previos a la cumbre de Madrid un acto en 22 ciudades españolas bajo el lema 'Sálvese quien pueda' para poner de manifiesto la ausencia de actuaciones coordinadas por parte de los países desarrollados para luchar contra la pobreza.

UN NIÑO MUERTO CADA CINCO SEGUNDOS

Intermón Oxfam alerta de que cerca de 16.000 niños mueren de hambre cada día, lo que significa que un niño muere cada cinco segundos, una cifra que se ha elevado en los últimos años. Según la ONG, esta situación se debe a las "imprevisibles fluctuaciones" de los precios alimentarios, la "volatilidad del mercado petrolífero" y el incremento de demanda para biocombustibles o la aplicación de políticas de liberalización comercial descontrolada, entre otras.

Pero, según Intermón Oxfam, "tan sólo se ha desembolsado una pequeña parte de los 12.300 millones de dólares" que los países donantes comprometieron durante la reunión de la FAO en Roma el pasado mes de junio.