7 de marzo de 2021
31 de enero de 2014

Un alto cargo del AKP presenta su dimisión y acusa al Gobierno de "proteger a los ladrones"

ANKARA, 31 Ene. (Reuters/EP) -

Un alto cargo del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) turco ha presentado su dimisión este viernes y ha acusado al Gobierno liderado por el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, de "proteger a los ladrones", en referencia al cese y traslado de miles de policías y jueces relacionados con las investigaciones de corrupción que han afectado al Ejecutivo.

La dimisión de Cetin es la octava dentro de la formación gobernante desde el pasado mes de diciembre, cuando salió a la luz el escándalo por corrupción y sobornos que afectaba a familiares del Gobierno. Sin embargo, el AKP continúa controlando 319 escaños de los 550 que conforman la Asamblea Nacional.

"Desafortunadamente, el AKP a día de hoy se ha mancillado. Se ha convertido en el arquitecto de un proceso en el que la corrupción se encubre, los ladrones se protefen y lo ilegal se ha convertido en ley", ha criticado Cetin en la rueda de prensa que ha ofrecido para anunciar su dimisión.

"Hay muchos miembros del Parlamento que no pueden digerir lo que está sucediendo", ha asegurado Cetin, un político cercano al líder del Movimiento Hizmet, Abdulá Gullen, que anteriormente fue aliado de Erdogan pero que ahora ha sido acusado por el mandatario de "traicionar" al país.

Desde que saliesen a la luz las investigaciones, más de 5.000 policías relacionados con el caso han sido cesados o transferidos de lugar. Esta semana, centenares de policías han sido trasladados de sus puestos en Ankara e Izmir.

CRITICA LOS TRASLADOS Y CESES

Cetin también ha criticado estas decisiones por parte del Gobierno. "Miles de personas y sus familias han sido cesadas o trasladadas a otros lugares de forma arbitraria y sin evidencias de mala conducta", ha criticado.

Situación similar a la policial se vive en el sistema judicial, donde más de 200 fiscales y jueces han sido reasignados, provocando la paralización de la investigación, que Erdogan ha calificado de "golpe judicial".

Las investigaciones provocaron la detención de un empresario cercano a Erdogan, además de los hijos de tres ministros, que se vieron obligados a dimitir. La situación ha afectado gravemente a la popularidad de Erdogan y a su formación, tal y como muestran las últimas encuestas de opinión.