Amnistía Internacional denuncia una cifra récord de ejecuciones en Sudán del Sur

El Gobierno sursudanés asegura que no se ha llevado a cabo ninguna ejecución desde la independencia en 2011

Amnistía Internacional denuncia una cifra récord de ejecuciones en Sudán del Sur
7 de diciembre de 2018 REUTERS / JOK SOLOMUN

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Sudán del Sur han ejecutado este año al menos a siete personas, entre ellas un niño, una cifra sin precedentes desde que el país obtuvo su independencia en 2011, según un informe de Amnistía que cifra en más de 300 los reclusos que están en el corredor de la muerte.

En concreto, la ONG ha determinado que al menos 342 personas se encuentran condenadas a muerte en Sudán del Sur, más del doble que en 2011. Amnistía teme por la vida de 135 de estos condenados, ya que han sido trasladados desde cárceles de todo el país a centros conocidos por llevar a cabo ejecuciones --la Prisión Central de Wau y la Prisión Central de Yuba--.

Para la directora general de Amnistía para la región, Joan Nyanyuki, "es sumamente perturbador que la nación más joven del mundo haya adoptado esta práctica inhumana y desfasada y esté ejecutando a personas, incluso a niños, en un momento en el que el resto del mundo está abandonando este castigo horrendo". Por este motivo, ha instado al presidente, Salva Kiir, a poner fin a esta práctica.

Amnistía Internacional ha entrevistado a un niño de 16 años que languidece en el corredor de la muerte en la Prisión Central de Yuba tras ser declarado culpable de asesinato. Según él, todo fue fruto de un accidente, algo que ha alegado en su recurso ante el tribunal.

"Antes del accidente, iba al instituto. Corría, era muy bueno corriendo, y también cantaba góspel y canciones no espirituales (...) Mi objetivo era estudiar y hacer cosas que ayudaran a los demás", ha dicho este menor, que aún espera "salir en libertad y continuar los estudios".

EL GOBIERNO LO NIEGA

Desde la fundación de Sudán del Sur, sus tribunales han condenado a muerte a al menos 140 personas y se han llevado a cabo al menos 32 ejecuciones. Amnistía considera que la última "oleada de homicidios autorizados por el Estado" tiene como desencadenante una directiva de Instituciones Penitenciarias firmada en abril y que plantea el agrupamiento de los presos condenados a la pena capital.

El Código Penal sursudanés contempla la pena de muerte para delitos de asesinato, falso testimonio conducente a la ejecución de una persona inocente, falsificación de pruebas, terrorismo con resultado de muerte, tráfico de drogas con agravante y traición, entre otros delitos. El método de ejecución previsto es la horca.

Un portavoz de la Presidencia de Sudán del Sur, Ateny Wek Ateny, ha rechazado las conclusiones del informe de Amnistía y ha alegado que el país africano no ha ejecutado a nadie desde 2011 y que, desde 2013, rige una moratoria, según la agencia Reuters. No obstante, ha defendido que la pena de muerte siga formando parte del Código Penal: "Si matas a una persona, serás ejecutado".

Contador

Últimas noticias