18 de septiembre de 2019
6 de junio de 2018

Amnistía Internacional exige a Turquía la puesta en libertad del presidente de la oficina de la ONG en el país

Amnistía Internacional exige a Turquía la puesta en libertad del presidente de la oficina de la ONG en el país
AMINSTÍA INTERNACIONAL - ARCHIVO

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha reclamado este martes a las autoridades turcas la liberación "inmediata" del presidente de la oficina de la ONG en el país, Taner Kiliç, detenido hace un año por presunto terrorismo.

"Hoy lamentamos el año de vida que el Gobierno turco le ha quitado a Taner injustamente, pero también reivindicamos su liberación y la de muchos otros activistas cuyos trabajos les han costado su libertad", ha aseverado el secretario general de Amnistía, Shalil Shetty.

En este sentido, Amnistía ha indicado que a pesar de las medidas puestas en marcha por las autoridades turcas contra los defensores de los Derechos Humanos, activistas y disidentes, "las voces que reclaman justicia y libertad no serán silenciadas".

Kiliç fue detenido junto a cerca de 20 abogados tras ser acusados de utilizar la aplicación de mensajería segura ByLock, considerada por las autoridades como la principal herramienta de comunicación entre los seguidores del clérigo islamista Fetulá Gulen, que ha sido acusado por Ankara de orquestar el intento de golpe de Estado que tuvo lugar el 15 de julio de 2016.

"Las autoridades turcas han impulsado una atmósfera de miedo al perseguir a todos aquellos que se atreven a hablar. Pero hoy miles de seguidores de Taner a nivel mundial muestran su solidaridad para enviar un mensaje contundente al Gobierno: No seremos silenciados", ha explicado Shetty.

El secretario general de AI resaltó tras la detención de Kiliç que "el hecho de que la purga tras el golpe de Estado en Turquía haya arrastrado a su red al presidente de AI en Turquía es una nueva prueba de lo lejos que esto ha llegado y lo arbitrario que es".

En este sentido, la organización ha denunciado que las autoridades no han presentado ninguna prueba creíble sobre la presunta pertenencia de Kiliç a la red de Gulen. Decenas de miles de funcionarios, policías y empresarios han sido cesados o detenidos por utilizar ByLock desde el intento de golpe de Estado.

Kiliç fue enviado a prisión el 9 de junio de 2017, tres días después de su arresto, y desde entonces se ha convertido en un símbolo para muchos defensores de los Derechos Humanos que han sido objetivos de las operaciones de las fuerzas de seguridad turcas tras la intentona golpista.

En diciembre de 2017 las autoridades turcas informaron de que miles de personas habían sido erróneamente acusadas de haber descargado ByLock en sus teléfonos móviles. El Gobierno publicó una lista con 11.480 números, lo que llevó a la puesta en libertad de un gran número de personas.

"Existen pruebas de que Kiliç es inocente. Su detención supone una gran injusticia y pone de manifiesto las lagunas del sistema judicial turco y la persecución del Gobierno contra cualquiera que ose oponerse a ellos", ha afirmado Shetty.

"Taner ha sido encarcelado únicamente por ser un acalorado defensor de los Derechos Humanos. Debe ser liberado tras su próximo juicio, previsto para este mes", ha añadido.