19 de octubre de 2020
18 de octubre de 2020

Áñez garantiza unas elecciones "libres y sin presión" al inicio de la votación en Bolivia

Áñez garantiza unas elecciones "libres y sin presión" al inicio de la votación en Bolivia
La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez. - XINHUA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La presidenta en funciones de Bolivia, Jeanine Áñez, ha asegurado que los comicios presidenciales que han comenzado este domingo serán "libres, transparentes y sin presión", según ha hecho saber en el discurso inaugural de los comicios.

"Nuestras Fuerzas Armadas y la Policía Nacional garantizan la seguridad de las elecciones. Están en la calle a favor del pueblo, a diferencia de otras veces", ha declarado. "Las Fuerzas Armadas", ha añadido, "trabajan para el pueblo, no para un partido político, y Vamos a tener elecciones libres, transparentes, sin presión", ha declarado.

Horas antes de las elecciones, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha decidido no utilizar el método de conteo rápido de voto al "no poder garantizar el funcionamiento óptimo" del mismo. Áñez se ha limitado en este sentido a tomar nota de la decisión. "Yo creo que el TSE ha hecho una valoración de lo que podía suceder y ellos lo decidieron así para emitir resultados oficiales y no tener problemas después", ha comentado.

Junto a Áñez han estado presentes otros representantes del Gobierno y del Parlamento, de organismos internacionales que participan como observadores, del cuerpo diplomático y el presidente del TSE, Salvador Romero.

"El país en su conjunto, librará con el civismo de millones de ciudadanos decididos a mantener vivo uno de los principales capitales de la democracia nacional, su elevada participación", ha declarado Romero. Además, Romero ha prometido que en cuanto se abran las urnas todos los ciudadanos podrán controlar la votación en los colegios electorales.

Por otra parte, el expresidente Evo Morales ha pedido a la población "ejercer pacíficamente su derecho al voto tal como siempre ha sido y es la vocación del pueblo boliviano para convertir el día de elecciones en una fiesta democrática".

El único incidente del que se ha informado es el del robo el sábado de ocho maletas electorales en la localidad de Caranavi, en el norte del departamento de La Paz, según ha explicado el fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, en declaraciones a la agencia de noticias oficial, ABI. Cossío ha asegurado que tienen identificados con nombres y apellidos a los responsables del robo.

CRISIS POLÍTICA

La votación ha comenzado a las 7.00 hora local (13.00, hora peninsular española) y termina a las 17.00 horas (23.00, hora española), una hora más tarde de lo habitual en el país andino. Son 7,3 millones los bolivianos convocados a las urnas.

Las elecciones están llamadas a pasar página a la crisis abierta a raíz de los comicios de hace un año que terminaron por forzar la salida de Evo Morales del poder. No obstante, en un país claramente polarizado, todo parece apuntar a que habrá que esperar a la segunda vuelta del 15 de noviembre para conocer quién será el encargado de tomar las riendas.

Como ocurrió en las elecciones del 20 de octubre de 2019, el rival a batir es el Movimiento Al Socialismo (MAS) pero por primera vez desde diciembre de 2005 su cabeza de lista no será Morales, sino el que fuera durante años su ministro de Economía, Luis Arce. Frente a él, al igual que hace un año, el candidato con más opciones es el expresidente Carlos Mesa, que concurre por Comunidad Ciudadana (CC).

Los sondeos han venido situando a Arce a la cabeza, pero para imponerse en primera vuelta necesitaría recabar más del 50 por ciento de los votos o el 40 por ciento, con diez puntos de ventaja sobre Mesa, algo que parece improbable a tenor de las encuestas.

La última publicada por 'Página Siete' el pasado domingo --último día permitido conforme a la legislación boliviana-- situaba a ambos en un empate técnico, con un 27,2 por ciento para el expresidente, cinco puntos más que hace un mes, y un 27,1 por ciento para Arce, dos puntos menos. El tercero en la contienda es el derechista y candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, que obtendría el 14 por ciento, seis puntos más.

Sin embargo, un elemento clave que podría terminar inclinando la balanza es el número de indecisos. Según dicho sondeo, el 19,8 por ciento aún no tenía decidido por quién iba a votar, mientras que el 7,4 por ciento aseguró que optará por no votar a ninguno de los candidatos, votar en blanco o nulo.

Este elevado porcentaje de indecisos ha llevado a Arce a sostener que hay un "voto oculto", incluidos empresarios y clase media, que el domingo depositará la papeleta del MAS en las urnas pero que prefiere no reconocerlo de forma pública. Su argumento es que la vuelta del partido de Morales al poder permitirá consolidar los avances económicos registrados por el país en los últimos 14 años, de los que precisamente Arce fue uno de los principales artífices.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Internacional