16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • 6 de junio de 2018

    La antigua rectora de la Universidad Estatal de Michigan pide perdón ante el Senado de EEUU por el caso Larry Nassar

    La antigua rectora de la Universidad Estatal de Michigan pide perdón ante el Senado de EEUU por el caso Larry Nassar
    REUTERS / LEAH MILLIS

    WASHINGTON, 6 Jun. (Reuters/EP) -

    La antigua rectora de la Universidad Estatal de Michigan Lou Anna Simon ha pedido disculpas este martes ante una comisión del Senado de Estados Unidos en relación con el caso del médico deportivo Larry Nassar, condenado a cadena perpetua por abusar sexualmente de jóvenes gimnastas.

    "Siento muchísimo que un médico en el que se confiaba se convirtiera en un depredador, siento que no descubriéramos los delitos que cometía y que no procediéramos a despedirlo antes", ha aseverado Simon, que presentó su dimisión en enero. "Ahora mi deseo es aprender de estos terribles eventos", ha añadido.

    "¿Que si me hubiera gustado que las cosas fueran diferentes? (...) Tengo muchos deseos al respecto", ha indicado.

    Simon y el presidente de la federación de gimnasia estadounidense, Steve Penny, han sido duramente criticados por su gestión de los abusos.

    Penny, que también ha sido citado para comparecer ante la comisión en el marco del caso, se ha acogido a la Quinta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos para no incriminarse a sí mismo. "Rechazo contestar a su pregunta", ha señalado Penny ante el comité, que le ha preguntado si sentía que tenía la responsabilidad de testificar.

    Simon, que accedió al cargo de rectora en 2005, indicó en su carta de renuncia que "a medida que las tragedias se politizan, la culpa es inevitable". "Como rectora, es sólo cuestión de tiempo que la rabia se centre en mí", añadió.

    Kerry Perry, presidente de la federación desde diciembre, se disculpó en mayo ante las cientos de gimnastas que fueron víctimas de los abusos perpetrados por Nassar y ha asegurado que "esos días han terminado".

    El escándalo ha provocado además la dimisión de toda la Junta de Gimnastas del país y del presidente del Comité Olímpico, Scott Blackmun, que aludió motivos de salud. "Lo siento mucho por las víctimas y me siento horrorizado por el hecho de que esto sucediera cuando yo estaba al frente", ha manifestado.