29 de noviembre de 2020
28 de julio de 2018

La aprobación de Macron sube levemente en julio pese a escándalo de su guardaespaldas

La aprobación de Macron sube levemente en julio pese a escándalo de su guardaespaldas
REUTERS / CHARLES PLATIAU

PARÍS, 28 Jul. (Reuters/EP) -

La popularidad del presidente francés, Emmanuel Macron, subió levemente en julio a pesar de un escándalo político en torno a un exguardaespaldas que fue filmado agrediendo a los manifestantes durante una marcha del Día de los Trabajadores, el pasado 1 de mayo, según una encuesta divulgada este sábado.

La popularidad de Macron cayó a mínimos en junio, un año después de llegar al poder. Los críticos del presidente le describían como una persona fuera de contacto con la realidad por aplicar políticas consideradas favorables a los más ricos.

Sin embargo, Macron, de 40 años, recuperó algo de terreno en julio según un sondeo de la firma Harris Interactive. Su popularidad subió dos puntos porcentuales, al 42 por ciento, a pesar del escándalo político, en medio de un posible efecto por el título logrado por Francia en el Mundial de fútbol.

El responsable de la agresión es Alexandre Benalla, jefe de seguridad de Macron, quien atacó a los manifestantes usando un casco antidisturbios e identificación policial. Benalla fue despedido y luego puesto bajo investigación, aunque la oposición mantiene que Macron tardó en reaccionar.

La encuesta de Harris fue realizada a 966 personas entre el 24 y el 26 de julio, tiempo durante el cual Macron hizo sus primeros comentarios sobre el "caso Benalla".

Benalla ha admitido que hizo "una tontería enorme" al acudir a esas protestas y ha asegurado que cree que el mandatario galo todavía cree en él.

En una entrevista concedida al diario 'Le Monde', Benalla ha dicho que comprende que Macron se haya podido sentir traicionado y decepcionado por esta polémica pero ha considerado que el presidente todavía confía en él.

"Son declaraciones que comprendo. Porque si hay un problema en el entorno del presidente de la república, no debe ser provocado por un colaborador. Es alguien que tenía y creo que tiene todavía, pienso yo, confianza en mí, en mi acción a diario", ha afirmado Benalla, que ha estado en el centro de la polémica desde que se difundió en la prensa el vídeo en el que se le ve pegando a dos manifestantes.

Benalla ha afirmado que no tiene el sentimiento de "haber traicionado" al presidente galo sino de haber hecho "una tontería enorme". "Y de haber cometido un error pero este error lo es más desde un punto de vista político: No debería haber ido jamás a esa manifestación como observador", ha señalado.

Benalla ha criticado que su "caso" haya sido utilizado para "saldar cuentas" y se ha "sobredimensionado". "No diría que soy el derribado, solo digo que (el caso) ha servido a varios intereses, a un interés por alcanzar al presidente de la república", ha explicado.

Para leer más