24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 20 de enero de 2014

    Argelia planea celebrar conversaciones con varios grupos rebeldes malienses para relanzar el proceso de paz

    ARGEL, 20 Ene. (Reuters/EP) -

    El Gobierno de Argelia planea celebrar conversaciones exploratorias con varios grupos rebeldes malienses en un intento por relanzar el proceso de paz en el país, una iniciativa que ha sido aplaudida por el presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keita.

    El ministro de Exteriores argelino, Ramtane Lamamra, ha indicado que se trata de "contactos exploratorios", si bien no ha detallado con qué grupos se llevaran a cabo las conversaciones.

    El anuncio de los contactos ha tenido lugar en el marco de la visita de Keita a Argel, viaje que, al parecer, tenía como objetivo respaldar la iniciativa, tal y como ha asegurado el ministro de Exteriores maliense, Mohamed Ould Sidi.

    "Todo el mundo debe aplaudir este proceso. Queremos una paz inclusiva en Malí. Damos la bienvenida a cualquier iniciativa que ayude a impulsar la paz", ha valorado.

    Asimismo, Ould Sidi ha destacado que "existe un perfecto entendimiento entre Argelia y Malí respecto a qué hacer para hacer frente a los desafíos comunes de seguridad e impulsar la cooperación regional".

    En abril de 2012, el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por tres grupos islamistas: el Movimiento por la Unidad de la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

    Desde entonces, los islamistas implantaron la 'sharia' (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría.

    A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg y finalmente Francia intervino militarmente para detener los avances de los grupos radicales y expulsarles del territorio maliense.

    Pese a que el MNLA anunció un alto el fuego unilateral para facilitar el proceso de negociaciones con las autoridades centrales, anunció posteriormente el fin del mismo alegando que el Ejército había continuado con sus ataques contra sus miembros y la población civil de la zona.

    Dicho alto el fuego era parte del acuerdo firmado entre el Gobierno y el MNLA en Uagadugú, que allanó el camino para las elecciones presidenciales que se celebraron el 28 de julio y el 11 de agosto y que dieron la victoria, con un 77 por ciento de los votos, a Keita, que tomó posesión del cargo el 3 de agosto.