31 de mayo de 2020
5 de julio de 2018

Arrestados un exvicepresidente y un exministro de Sierra Leona por presunta corrupción

FREETOWN, 5 Jul. (Reuters/EP) -

El exvicepresidente de Sierra Leona Victor Foh y el exministro de Minas Mikailu Mansaray han sido arrestados este jueves por presunta corrupción, según ha confirmado un portavoz de la comisión anticorrupción del país africano.

Los arrestos han llegado un día después de que el organismo resaltara que la corrupción en el país durante la Presidencia de Ernest Bai Koroma, que abandonó el cargo en abril, alcanzó niveles "increíbles" y llevó a la economía del país "al borde del colapso".

El informe, redactado por el equipo de transición, creado por el actual mandatario, Julius Maada Bio, dijo que la deuda externa asciende a 1.600 millones de dólares (cerca de 1.373 millones de euros), mientras que la interna supera los 650 millones de dólares (alrededor de 558 millones de euros).

Asimismo, indicó que la inflación en marzo de 2018 era del 17,2 por ciento, con una caída del crecimiento del seis por ciento en 2016 al 3,7 por ciento en 2017, según recogió el diario local 'The Sierra Leone Telegraph'.

El informe acusó además a Koroma de dar de lado sus promesas sobre "gobernanza inclusiva" y mantener una política "tribalista" y "regionalista" en los nombramientos oficiales.

En este sentido, destacó que el Gobierno "facilitó la adquisición inapropiada de bienes y propiedades estatales por parte de familiares y amigos cercanos del presidente Koroma".

Por ello, recomendó a Maada Bio la creación de una comisión judicial para recuperar los fondos robados, entre ellos edificios, terrenos y cientos de vehículos oficiales.

El mandatario afirmó tras la publicación del informe que "la corrupción está en un nivel que puede destruir esta nación". "Considero el nivel de corrupción que hemos alcanzado como un problema de seguridad nacional", añadió.

Maada Bio tomo posesión como presidente de Sierra Leona en un acto celebrado en abril, horas después de que la Comisión Electoral anunciara su victoria en las presidenciales.

El mandatario afronta ahora la difícil tarea de reconstruir la debilitada economía de este país africano que sufrió la epidemia de ébola y que se ha visto perjudicada por la bajada de precios de los productos básicos.

El proceso electoral, que se desarrolló de manera pacífica, ha llegado como un alivio para un país con siete millones de habitantes que en los años 90 sufrió una brutal guerra civil impulsada el comercio de diamantes y marcada por el uso de niños soldado y por las amputaciones de extremidades a civiles.