15 de agosto de 2020
7 de julio de 2020

Ascienden a diez los muertos, entre ellos un alcalde, en dos ataques en el norte de Burkina Faso

Ascienden a diez los muertos, entre ellos un alcalde, en dos ataques en el norte de Burkina Faso
Soldados de Burkina Faso - MINISTERIO DE DEFENSA DE BURKINA FASO - ARCHIVO

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

El balance de muertos en dos ataques ejecutados el lunes por supuestos yihadistas en el norte de Burkina Faso ha ascendido a diez, entre ellos el alcalde de una localidad de la zona, según han confirmado este martes fuentes de seguridad del país africano.

Estas fuentes han indicado en declaraciones al portal burkinés de noticias Burkina24 que los fallecidos son el alcalde de Pensa, seis militares y tres miembros de los grupos de 'voluntarios' que apoyan a las fuerzas de seguridad en la lucha contra el terrorismo.

El alcalde de Pensa, Souleymane Zabré, quien era además un destacado líder tradicional en la zona, cayó en una emboscada a primera hora del día, mientras que una patrulla enviada a la zona para hacer frente a los atacantes se vio igualmente emboscada horas después.

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, ha expresado durante la jornada su "consternación" por el asesinato de Zabré y ha trasladado sus condolencias a la familia y a la población de Pensa.

"Mis pensamientos están también con los familiares de los soldados y 'voluntarios' caídos en defensa de la nación", ha dicho, en un mensaje publicado en su cuenta oficial en la red social Facebook.

"Estos actos villanos y bárbaros nos desafían, una vez más, a la imperiosa necesidad de luchar juntos contra las fuerzas del mal que atacan los pilares de nuestro país", ha remachado el mandatario burkinés.

Burkina Faso, al igual que la vecina Malí, ha registrado un fuerte aumento de ataques yihadistas en los últimos años, obra tanto de la filial de Al Qaeda como de la de Estado Islámico en la región. Los abusos de las fuerzas de seguridad contra la población han ayudado a estos grupos en sus tareas de reclutamiento.

Dicha actividad ha contribuido también a incrementar la violencia intercomunitaria y ha hecho que florecieran grupos de autodefensa, a los que el Gobierno burkinés ha sumado en los últimos meses a voluntarios para que ayuden en la lucha antiterrorista. Más de 800.000 personas se han visto desplazadas en el país como resultado de todo ello.

Para leer más