21 de enero de 2020
11 de diciembre de 2019

Ascienden a ocho los muertos a causa de la erupción de un volcán en la Isla Blanca de Nueva Zelanda

Ascienden a ocho los muertos a causa de la erupción de un volcán en la Isla Blanca de Nueva Zelanda
El volcán de Isla Blanca desde Whakatane. - INSTITUO DE CIENCIAS GEOLÓGICAS Y NUCLEARES

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El balance de víctimas mortales a causa de la erupción de un volcán en la Isla Blanca de Nueva Zelanda ha ascendido a ocho, tras el fallecimiento de dos de los heridos que se encontraban ingresados.

Las víctimas han sido identificadas como Berend Hollander, de 16 años, y su hermano Matthew Hollander, de trece, que se encontraban visitando el lugar en el momento de la erupción.

La Policía ha detallado que una de las víctimas estaba ingresada en el Hospital Middlemore, mientras que la otra estaba en el Hospital Waikato, según ha informado el diario local 'The New Zealand Herald'.

Asimismo, otras nueve personas continúan desaparecidas en la isla, sin que los equipos de emergencia hayan podido acceder a la zona debido a los crecientes temblores registrados en las últimas horas.

Un total de 27 personas continúan ingresadas en unidades de cuidados intensivos de varias hospitales, la mayoría de ellas con quemaduras en al menos el 30 por ciento de su cuerpo.

"Prevemos que necesitaremos 1,2 millones de centímetros cuadrados adicionales de piel para atender a los pacientes", ha afirmado este mismo miércoles un responsable médico de la zona, Peter Watson, desde un hospital de Auckland.

Watson ha explicado que las quemaduras son especialmente graves por los gases y los químicos derivados de la erupción del volcán. "Han necesitado un tratamiento más rápido que en el caso de quemaduras que sean solo térmicas", ha afirmado, al hablar del inicio de "un proceso muy largo" que durará "varios meses" para parte de los pacientes.

Las autoridades, entretanto, siguen de cerca la evolución de las condiciones en la Isla Blanca, donde aún podría registrarse una nueva erupción masiva como la ocurrida el lunes. Un experto vulcanólogo, Graham Leonard, ha advertido en rueda de prensa en Wellington de que "los parámetros empeoran por momentos".

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha afirmado en declaraciones a Reuters que los servicios de emergencia "están muy, muy dispuestos a volver allí" para recuperar a las víctimas, a pesar de que la vigilancia aérea ha descartado que haya indicios de vida en la isla.

La Policía ha reconocido que la prioridad es garantizar la seguridad de estos equipos. "No podemos poner a más personas en peligro hasta que estemos completamente seguros de que la isla es segura", ha aclarado el comisario adjunto Bruce Bird durante una comparecencia en Whakatane, punto de partida de embarcaciones hacia la Isla Blanca.

Las autoridades han indicado a primera hora de este jueves que la situación en la isla sigue siendo "muy volátil" y han apuntado que el riesgo de una nueva erupción durante las próximas 24 horas es de entre el 40 y el 60 por ciento.

"No tengo un plan que me diga que el riesgo puede ser mitigado al punto que necesito que sea mitigado para mantener a la gente a salvo", ha dicho el subcomisario de la Policía neozelandesa, Mike Clement.

Por ello, ha resaltado que las autoridades no pueden ignorar las advertencias sobre la actividad volcánica en la isla y ha agregado que, si bien recuperar los cuerpos es una prioridad, no puede poner en peligro a los equipos de rescate.

Para leer más