4 de diciembre de 2020
19 de octubre de 2020

Atacada una comisaría en el marco de las protestas contra la brutalidad policial en Nigeria

Atacada una comisaría en el marco de las protestas contra la brutalidad policial en Nigeria
Protesta contra una unidad de la Policía de Nigeria acusada de abusos y asesinatos - KIRSTY O'CONNOR/PA WIRE/DPA

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Nigeria ha denunciado este lunes un ataque contra una comisaría en la ciudad de Benin, ubicada en el estado de Edo (sur), perpetrado por "personas que se hacen pasar por manifestantes", en el marco de las movilizaciones a nivel nacional contra la brutalidad policial.

"El nivel de los daños no puede ser determinado por el momento, pero las informaciones indican que los manifestantes se llevaron armas y municiones del arsenal y liberaron a sospechosos bajo custodia antes de incendiar parte de las instalaciones", ha detallado.

En este sentido, ha destacado a través de su cuenta en la red social Twitter que "hace todo lo posible para poner la situación bajo control, proteger las vidas de los ciudadanos inocentes y evitar nuevos ataques contra cualquier otra infraestructura crítica del estado".

Estos incidentes han llevado a las autoridades estatales a decretar un toque de queda hasta nuevo aviso. "Esta decisión es necesaria debido a los muy preocupantes incidentes de vandalismo y ataques contra individuos e instituciones por parte de rufianes que se hacen pasar por manifestantes", han dicho.

"Pese a que el gobierno de Edo respeta el derecho de sus ciudadanos a participar en protestas legítimas, no puede quedarse de brazos cruzados mientras que matones se toman la ley por su mano para causar el caos sobre ciudadanos inocentes y el estado", han argüido.

Así, han recalcado que el toque de queda implica que "las escuelas y empresas tendrán que suspender sus actividades". "Los que no puedan moverse con seguridad deberán quedarse donde estén hasta que se restaure la calma", han remachado.

Por otra parte, la Policía ha empleado gases lacrimógenos para dispersar una nueva protesta en la capital, Abuya, en otra de las movilizaciones que se suceden en el país africano pese a la disolución del polémico Escuadrón Especial Contra el Robo (SARS).

Los principales incidentes han tenido lugar en los alrededores del puente Karu, en la autovía que conecta Abuya con Keffi, sin que haya informaciones sobre detenidos. Un periodista habría resultado herido durante la represión de las protestas, según el diario 'Punch'.

Los manifestantes han cortado varias carreteras en la capital, mientras que la Policía ha bloqueado los accesos a su sede principal para evitar que los manifestantes lleguen a las instalaciones, situadas en el área de Asokoro.

Las protestas en Abuya han continuado a pesar de que las autoridades capitalinas anunciaron el 15 de octubre la prohibición de las protestas en el Territorio de la Capital Federal (TCF).

En otro orden de cosas, manifestantes han bloqueado varias carreteras en la ciudad de Lagos, la capital comercial del país, tras lo que el ministro de Defensa, Bashir Salihi Magashi, ha advertido contra violar la seguridad nacional.

"El Ejército garantizar a todos los nigerianos de buena voluntad su compromiso con el mantenimiento de la paz y la seguridad en Nigeria", ha dicho el portavoz del Ejército, Sagir Musa, en un correo electrónico enviado a la agencia de noticias Bloomberg.

DISOLUCIÓN DEL SARS

El jefe de la Policía nigeriana, Mohammad Adamu, anunció el 13 de octubre la creación de un nuevo organismo, Armas y Tácticas Especiales (SWAT), para "llenar los huecos" dejados por la disolución del SARS, cuyos miembros tendrán que iniciar un periodo de "entrenamiento y reorientación antes de ser redesplegados para tareas policiales generales".

Sin embargo, los manifestantes han resaltado que esta decisión no es suficiente y han reclamado una serie de reformas en el seno de la Policía y que los responsables de esta unidad sean juzgados por sus actos.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, aseguró la semana pasada que la disolución de la SARS "es sólo el primer paso en el compromiso para una extensa reforma policial para garantizar que la tarea principal de la Policía y otras agencias de seguridad sigue siendo la protección de la población y su sustento".

El mandatario, que recalcó que los responsables de abusos serán juzgados, lamentó además la muerte de una persona a manos de la Policía durante la jornada del sábado. Al menos otras cuatro personas han muerto desde entonces a manos de agentes.

La organización no gubernamental Amnistía Internacional acusó en junio a miembros del SARS de torturas y malos tratos para "ejecutar, castigar y extraer información a sospechosos", con un total de 82 casos documentados entre enero de 2017 y mayo de 2020.

Para leer más