16 de octubre de 2019
8 de mayo de 2018

Aumentan las amenazas de muerte y la intimidación en las clínicas de aborto de EEUU

NUEVA YORK, 8 May. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Las amenazas de muerte, la intimidación y el acoso han aumentado drásticamente en las clínicas de aborto estadounidenses en el último año, según ha asegurado este lunes un importante grupo de derechos sobre el aborto.

Las amenazas de violencia o muerte casi se duplicaron en las clínicas en 2017, mientras que los casos de allanamiento se han triplicado con respecto a las cifras del año anterior, según la Federación Nacional del Aborto (NAF, según sus siglas en inglés).

La ola de hostilidad puede remontarse al sentimiento antiabortista tanto a nivel estatal como por parte del presidente del país, Donald Trump, según la directora de la NAF, Vicki Saporta, que ha estudiado la violencia y la interrupción del aborto desde 1977.

"Cuando se tienen políticos que defienden una retórica muy contraria a las elecciones, se tienen extremistas antiaborto que se lo toman en serio y actúan en consecuencia", ha señalado Saporta a Reuters. "Tienen un amigo en la Casa Blanca", ha añadido.

Trump, un opositor al aborto, ha nombrado políticos de ideas afines para los puestos más importantes. El vicepresidente, Mike Pence, se opone firmemente al derecho al aborto.

La Administración Trump restableció una norma global de mordaza que prohíbe que grupos de todo el mundo financiados por Estados Unidos discutan sobre el aborto y apoya la eliminación de fondos federales de las clínicas de atención médica para mujeres que ofrecen abortos.

A nivel estatal, Iowa acaba de prohibir el aborto después de que se pueda detectar latido fetal, que a menudo ocurre a las seis semanas y antes de que una mujer sepa que está embarazada.

La NAF ha afirmado que en las clínicas de todo el país los incidentes cuyo objetivo es interrumpir los servicios o intimidar a los pacientes han aumentado a más de 1.700 de los 580 que se registraron en 2016.

El número de amenazas de peligro o muerte han aumentado de 62 a 33 y también se han registrado más de 78.000 incidentes de protestas y piquetes en clínicas.

La violencia contra el aborto ha crecido en Estados Unidos en los últimos años que han pasado desde que el Tribunal Supremo despenalizó el aborto en 1973.

El último incidente mortal ocurrió en una clínica de Planned Parenthood en Colorado en 2015 cuando un hombre armado mató a tres personas e hirió a otras nueve.

Para leer más