13 de diciembre de 2019
30 de octubre de 2014

Australia aprueba leyes para evitar que sus ciudadanos combatan con grupos extremistas en el extranjero

SYDNEY, 30 Oct. (Reuters/EP) -

Australia ha aprobado este jueves varias leyes destinadas a intentar evitar que sus ciudadanos se radicalicen y se unan a grupos extremistas que combaten en el extranjero en conflictos como los que atraviesan Siria e Irak.

El Gobierno, que ha advertido de que el equilibrio entre seguridad y libertad "podría cambiar", ha introducido una controvertida ley de retención de datos criticada por minar la privacidad de los ciudadanos y exponer a periodistas a penas de prisión.

"Es para proteger a otros países que no tienen que acoger a australianos que quieran crear el caos y es para protegernos a nosotros, porque los australianos tienen derecho a volver al país, y lo último que queremos es gente radicalizada en nuestras calles por su participación en actividades terroristas en el extranjero", ha defendido el primer ministro, Tony Abbott.

Naciones Unidas solicitó el mes pasado que todos los estados declararan un delito que sus ciudadanos viajaran al extranjero a combatir del lado de grupos terroristas o que recluten o financien a otros para hacerlo, en respuesta a los avances del Estado Islámico en ambos países.

Las autoridades del país han indicado que alrededor de 70 australianos se encuentran en Irak y Siria, respaldados por cerca de un centenar de "facilitadores" presentes en territorio australiano. En respuesta, el Gobierno ha cancelado los pasaportes de estas 70 personas.

Australia se encuentra en estado de alerta ante la posibilidad de que se registren ataques yihadistas ejecutados por gente que regrese de combatir en el extranjero o por ciudadanos de ideología extremista residentes en el país.

Para leer más