28 de enero de 2021
26 de noviembre de 2020

La Autoridad Palestina se muestra "optimista" con Biden y dispuesta a retomar el diálogo con Israel

La Autoridad Palestina se muestra "optimista" con Biden y dispuesta a retomar el diálogo con Israel
El ministro de Exteriores palestino, Riyad al Maliki, durante un acto en Berlín con su homólogo de Alemania, Heiko Maas - HANNIBAL HANSCHKE/REUTERS IMAGES / DPA

Resalta que las conversaciones han de ceñirse a las resoluciones de la ONU y la Iniciativa Árabe de Paz

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores palestino, Riyad al Maliki, ha señalado este jueves que la Autoridad Palestina es "optimista" de cara a la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden y ha asegurado que está dispuesta a retomar las negociaciones directas con Israel sin más condiciones que el respeto a las resoluciones de Naciones Unidas y la Iniciativa Árabe de Paz.

"Sabemos que quedan menos de dos meses de Administración (de Donald) Trump y somos optimistas respecto a la nueva Administración en Washington", ha manifestado durante una comparecencia por videoconferencia en la Rome MED 2020, una conferencia telemática sobre política internacional.

Al Maliki, que ha confirmado "contactos indirectos con el equipo de Biden", ha expresado la esperanza de las autoridades palestinas de retomar los contactos con Washington después del 20 de enero, cuando el presidente electo accederá formalmente a la Casa Blanca.

Así, ha hecho hincapié en que las declaraciones por parte de la vicepresidenta electa, Kamala Harris, apuntan a un posible "acercamiento hacia la Autoridad Palestina". "Nos han demostrado que hay razones suficientes para que retomemos los contactos en el momento en el que asuman sus cargos", ha argüido.

El ministro de Exteriores palestino ha explicado que la decisión del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de retomar la coordinación con Israel --suspendida en mayo por los planes israelíes de anexionar partes de Cisjordania, incluido el valle del Jordán-- "es un acto para animar a la nueva Administración para que avance en esta dirección".

En este sentido, ha desvelado que han trasladado mensajes a Estados Unidos y la Unión Europea (UE) para confirmar que los palestinos están preparados "para renovar las negociaciones directas sin condiciones previas, siempre y cuando estén fundadas en los términos de referencia internacionales".

Entre estos términos ha citado "las resoluciones de la ONU, la Iniciativa Árabe de Paz y el Derecho Internacional", antes de asegurar que "en el seno de la UE hay una intención clara de animar a palestinos e israelíes a avanzar".

Por ello, ha reiterado la voluntad palestina de lograr una solución fundamentada en los dos estados, con Jerusalén Este como capital, y ha manifestado que la Autoridad Palestina "rechaza cualquier acto unilateral", al tiempo que ha reconocido que "no se puede avanzar sin Estados Unidos".

Al Maliki ha dicho también que los palestinos han "pagado las consecuencias" de su decisión de "decir 'no' a la Administración Trump" y "cortar todo tipo de contacto". "Nos hemos negado a recibir llamadas de la Administración Trump durante los últimos tres años", ha señalado.

De esta forma, ha recordado que Washington "cortó completamente las contribuciones financieras a la Autoridad Palestina, cerró las oficinas palestinas en Washington, cerró el consulado general en Jerusalén Este, reconoció Jerusalén como capital de Israel y trasladó allí su Embajada (en Israel)".

LOS ACUERDOS DE NORMALIZACIÓN

En otro orden de cosas, ha hecho hincapié en que Trump "está trabajando muy duro para acelerar el proceso de normalización entre países árabes y el Estado de Israel" antes de su salida del poder el 20 de enero.

"Entendemos que todos los presidentes, especialmente los de Estados Unidos, llegan con un plan y se van con su plan. No esperamos que Biden herede los 'Acuerdos de Abraham' --firmados por Israel, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin-- y el llamado 'acuerdo del siglo' y lo acepte", ha argüido.

Asimismo, ha adoptado un tono más conciliador con EAU y Bahréin --a los que la Autoridad Palestina acusó de "traición" tras la firma de los acuerdos-- y ha pedido "diferenciar entre los 'Acuerdos de Abraham', el 'acuerdo del siglo' y los acuerdos de normalización entre unos pocos (países) árabes e Israel".

"Entendemos que Trump y Netanyahu lo han hecho por motivos personales, querían ganar puntos de cara a las elecciones. Trump lo intentó y falló. Ahora todos hablan de elecciones anticipadas en Israel, donde Netanyahu podría perder", ha manifestado.

Al Maliki ha resaltado que las autoridades palestinas juzgan los acuerdos desde el prisma de la Iniciativa Árabe de Paz, que "contemplaba que la normalización llegaría al final de un proceso en el que Israel se retiraría totalmente de los territorios palestinos y árabes ocupados".

"Netanyahu ha querido dar la vuelta a eso y ha convencido a Trump", ha puntualizado, antes de reconocer que tanto EAU como Bahréin han sopesado motivos de relevancia para ellos para dar este paso.

"EAU tenía razones muy importantes, de tipo económico. EAU quiere beneficiarse de esa normalización. Israel quiere aprovecharse de ello para crear diferencias y afirmar que la resolución del problema palestino-israelí no es ya una prioridad", ha argumentado.

Asimismo, ha hecho hincapié en que "la situación de Bahréin es diferente". "Tiene miedo de Irán y la razón es de seguridad. Creen que aliarse con Israel podría evitar que Irán tenga motivos para comerse a Bahréin", ha reseñado el ministro de Exteriores palestino.

Por todo ello, ha defendido que "mientras declaren abiertamente que apoyan la causa palestina, que siguen creyendo en la Iniciativa de Árabe de Paz, no hay problema con mantener la relación con Bahréin, EAU o cualquier otro país del mundo árabe que decida en el futuro próximo normalizar sus relaciones con Israel".

DIFERENCIAS CON HAMÁS SOBRE LAS ELECCIONES

Al Maliki ha hecho también referencia a las dificultades en las conversaciones con el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) para la organización de elecciones parlamentarias y presidenciales en los Territorios Ocupados Palestinos.

Al Fatá y Hamás acordaron el 24 de septiembre organizar elecciones en un plazo máximo de seis meses, en el marco de unos contactos mantenidos en Turquía para abordar el proceso de reconciliación y poner en marcha los que serían las primeras elecciones desde 2006. Tras las reuniones, el secretario del Comité Central de Al Fatá, Yibril Rayub, detalló que primero se celebrarán parlamentarias, tras lo que habría presidenciales.

Ante el estancamiento del proceso, Al Maliki ha asegurado que Abbas "cree en las instituciones democráticas" y ha defendido que "es un proceso que hay que atravesar cada dos o cuatro años". Asimismo, ha recalcado que el mandatario palestino apoya las elecciones porque quiere retirarse" dado que "es muy mayor para continuar".

"Para avanzar hacia las elecciones tenemos que solucionar los problemas con Hamás", ha manifestado, antes de desvelar que, durante el último encuentro en El Cairo "para fijar una fecha para las elecciones", Hamás "dijo que quería celebrar a la vez las elecciones (parlamentarias y presidenciales) y puso nuevas condiciones".

"Ahora tenemos un problema", ha lamentado Al Maliki, quien ha puntualizado que hay contactos en marcha para "intentar convencer a Hamás y lograr un acuerdo para celebrar las elecciones".

En esta línea, ha dicho que la Autoridad palestina "ha pedido ayuda" a la UE para obtener financiación, apoyo técnico y el envío de observadores. "Estamos totalmente comprometidos (con la celebración de elecciones)", ha apuntado. "Esperamos tener éxito con Hamás y convencerles", ha remachado.

Las elecciones de 2006 y la victoria de Hamás en las urnas provocaron que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas, lo que abocó a ambas facciones a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación administrativa de los Territorios Ocupados Palestinos.

Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania --a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones-- y Hamás está al frente de la Franja. Las reuniones entre las partes para resolver sus diferencias han sido infructuosas hasta la fecha.

Para leer más