17 de septiembre de 2019
9 de septiembre de 2018

Aviones sirios y rusos realizan nuevos bombardeos en Idlib y el norte de Hama

AMÁN, 9 Sep. (Reuters/EP) -

Aviones rusos y sirios han reanudado este domingo intensos bombardeos en Idlib y Hama, según han informado residentes y equipos de rescate, mientras Damasco intensifica su asalto contra el último gran bastión en manos de los rebeldes.

Según estas fuentes, helicópteros del Ejército sirio han lanzado barriles bomba, cargados con explosivos y metralla, contra las localidades de Al Habit y Abdin, en el sur de Idlib, y varias aldeas y localidades en la zona.

Por su parte, aviones rusos habrían bombardeado las localidades cercanas de Latamneh y Kafr Zeita, en el norte de Hama, en una sucesión de ataques, según han informado una organización que hace seguimiento de los bombardeos aéreos y una fuente rebelde.

Damasco, con apoyo de sus aliados Rusia e Irán, ha estado preparando un gran asalto para recuperar Idlib y las zonas aledañas del noroeste. La provincia es el último gran bastión en manos de la oposición al régimen de Bashar al Assad.

Los aviones rusos y sirios retomaron los bombardeos un día después de la cumbre mantenida el viernes por los presidentes de Rusia, Turquía e Irán, en la que no se consiguió acordar un alto el fuego que hubiera frenado la ofensiva.

Turquía y las potencias occidentales han advertido de un baño de sangre si se produce una campaña militar con apoyo de Rusia en esta provincia, en la que según las estimaciones de la ONU viven tres millones de personas, más de un millón de ellas desplazados llegados de otras partes del país. Naciones Unidas ha alertado de que podría producirse una catástrofe humanitaria con hasta 800.000 desplazados.

Hasta ahora, los bombardeos no han alcanzado una ciudad grande en la provincia. Rusia dice que evita a los civiles y que solo está atacando contra grupos inspirados por Al Qaeda pero fuentes opositoras y residentes han denunciado que la mayoría de las víctimas en los últimos días eran civiles.

La oposición acusa a Rusia y sus aliados de atacar hospitales y centros de protección civil para forzar a los rebeldes a entregarse, en una repetición de otras ofensivas militares anteriores a gran escala.

Una organización médica con sede en Estados Unidos que opera en la zona ha denunciado que tres hospitales y dos centros de los conocidos como 'cascos blancos' han sido bombardeados en los dos últimos días, "dejando a miles de personas sin acceso a atención médica".

"Es preocupante ver un aumento en los ataques contra instalaciones médidas (...) hay más de tres millones de civiles en esta zona abarrotada de Siria que están una situación de peligro para sus vidas", ha denunciado el presidente de la Unión de Atención Médica y Organizaciones de Asistencia (UOSSM), Ghanem Tayara, en un comunicado.

Para leer más