17 de noviembre de 2019
6 de mayo de 2019

Bachelet subraya que Camerún tiene una "estrecha ventana de oportunidad" para poner fin a la crisis

Critica al Ejército y a las organizaciones separatistas de las regiones anglófonas por incendiar escuelas e instalaciones sanitarias

Bachelet subraya que Camerún tiene una "estrecha ventana de oportunidad" para poner fin a la crisis
REUTERS / DENIS BALIBOUSE - ARCHIVO

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha subrayado este lunes que Camerún cuenta con una "estrecha ventana de oportunidad" para evitar que la crisis en el país degenere en más violencia, especialmente en el norte y las regiones de mayoría anglófona.

Bachelet ha aplaudido tras una visita al país africano la disposición del Gobierno a trabajar con su oficina para buscar soluciones a las crisis humanitarias provocadas por la violencia en el norte y el oeste del país, al tiempo que ha pedido medidas para hacer frente a la situación.

"Creo que hay una clara, aunque posiblemente estrecha, ventana de oportunidad para detener las crisis que han provocado cientos de miles de desplazados internos, así como los asesinatos y brutales violaciones y abusos de los Derechos Humanos" en estas zonas del país, ha dicho.

"No será fácil dar la vuelta a estas situaciones. Serán necesarias acciones significativas de parte del Gobierno y un apoyo sustancial y sostenido por parte de la comunidad internacional, incluida Naciones Unidas", ha explicado.

Así, ha recalcado que "los desafíos son inmensos" y ha recordado que "la situación que involucra a cerca de una decena o más de movimientos separatistas en las regiones Noroeste y Suroeste --de mayoría anglófona-- podría salirse totalmente de control si no se toman medidas serias para reducir las tensiones y restaurar la confianza".

"Existe además el acuerdo general de que las causas fundamentales y las quejas subyacentes deben ser afrontadas si se quiere lograr el regreso de una estabilidad a largo plazo a un país que, hasta hace poco años, era uno de los más calmados y pacíficos en la región", ha argumentado.

Bachelet ha destacado además que el Gobierno de Camerún hace frente a otros desafíos como los ataques transfronterizos por parte de grupos armados, entre ellos Boko Haram y su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA), especialmente en la zona del lago Chad.

En este sentido, ha denunciado que en varias regiones del país se han registrado asesinatos de soldados y civiles y se han incendiado aldeas enteras, mientras que niños han sido secuestrados y reclutados por grupos armados, llegando a ser usados como terroristas suicidas por parte de Boko Haram.

Las fuerzas de seguridad del país africano han sido igualmente acusadas de cometer graves violaciones de los Derechos Humanos, entre ellos torturas y ejecuciones extrajudiciales de civiles y detenidos en el marco de la lucha contra el terrorismo.

Bachelet se ha reunido durante su vista al país con el presidente camerunés, Paul Biya, con quien ha abordado todos estos problemas, además de mantener encuentros con opositores y líderes religiosos.

Tras los mismos, ha destacado el papel de la Comisión Nacional para la Promoción del Bilingüismo y el Multiculturalismo y el Comité Nacional de Desarme, Desmovilización y Reintegración, de los que ha dicho que "potencialmente pueden hacer contribuciones importantes".

"Uno no debe subestimar los abrumadores desafíos a los que ambos organismos hacen frente y he ofrecido compartir consejos y lecciones importantes que hemos aprendido de esfuerzos similares en otras partes del país", ha manifestado.

PIDE AL EJÉRCITO QUE RESPETE LOS DDHH

En esta misma línea, Bachelet ha ofrecido al Ejecutivo asesoría y asistencia para garantizar que las operaciones militares son llevadas a cabo en línea con los estándares del Derecho Humanitario, algo que ya hace con la fuerza regional del G5 del Sahel.

"Como exministra de Defensa, reconozco las dificultades y dilemas a los que hacen frente los soldados que luchan contra grupos armados extremadamente violentos que entran y salen de zonas civiles, cometiendo atrocidades a su paso", ha desvelado.

"Sin embargo, toda violación cometida por las fuerzas gubernamentales no sólo es ilegal, sino que además es contraproducente, ya que es utilizada por los grupos extremistas que alimentan el resentimiento local, lo que ayuda a sus esfuerzos de reclutamiento", ha argüido.

Bachelet ha dicho que "las Fuerzas Armadas deben ganar y mantener la confianza de las poblaciones locales, y para ello deben actuar de forma escrupulosa dentro del marco del Derecho Internacional". "Si no hacen eso, no derrotarán a un enemigo que prospera sobre la desconfianza respecto a las autoridades", ha reiterado.

"Mientras tanto, los civiles atrapados entre estas poderosas fuerzas opositoras, aunque asimétricas, son cada vez más vulnerables a los abusos letales y las violaciones por parte de ambas partes", ha recalcado, antes de pedir que los miembros de las fuerzas gubernamentales responsables de abusos rindan cuentas por sus acciones.

Así, ha reclamado "transparencia total" en la investigación de estos casos y ha agregado que "es esencial que los crímenes sean castigados". "Si hay impunidad, se asume inmunidad, y eso llevará a que se cometan más crímenes y a un descenso de la confianza en las Fuerzas Armadas", ha advertido.

"Este problema particular está dañando la postura internacional de Camerún y socava el apoyo internacional a los esfuerzos para hacer frente a los grupos armados que operan en su territorio", ha señalado.

CRÍTICAS A LOS GRUPOS SECESIONISTAS

Por otra parte, Bachelet ha criticado a los grupos secesionistas anglófonos por incendiar escuelas e instalaciones sanitarias en las regiones Noroeste y Suroeste. "No hay lógica para su comportamiento", ha dicho. "Si están pidiendo más autonomía, ¿por qué arrebatar a sus propios niños su educación, por qué matar a profesores y destruir instalaciones sanitarias?", se ha preguntado. "Esto no es idealista, es nihilista", ha argumentado.

"La única vía para resolver los problemas de las dos regiones occidentales es a través del diálogo, incluido un análisis en profundidad de las causas subyacentes del levantamiento, y pido a todas las partes, incluido el Gobierno, que hagan esfuerzos enérgicos para poner fin a los combates e iniciar las conversaciones de paz", ha reiterado.

En otro orden de cosas, ha criticado la falta de acceso a las organizaciones humanitarias a las regiones afectadas. "La falta de acceso está alimentando la desconfianza local e internacional", ha alertado.

"El acceso limitado está también dañando los esfuerzos de las agencias humanitarias para llegar a las víctimas, y esto podría alimentar más movimientos de población", ha dicho, antes de reclamar "el mayor acceso posible".

Bachelet ha trasladado además al Gobierno su preocupación por la reducción de las libertades individuales en Camerún y ha reclamado el fin de la imputación de civiles ante tribunales militares.

"Creo que existe una necesidad urgente de cambiar la postura hacia los políticos opositores y los miembros críticos de la sociedad civil, así como de gestos significativos para reconstruir la confianza", ha señalado.

"Todo el mundo (...) está de acuerdo en que el país hace frente al más grave conjuntos de crisis en muchos años. Todo el mundo quiere poner fin a estas crisis lo antes posible", ha dicho, al tiempo que ha abogado por "hacer contribuciones importantes por la paz si pueden discutir las opciones de forma abierta y libre".

Para leer más