19 de agosto de 2019
3 de junio de 2008

Ban advierte que harán falta unos 20.000 millones de dólares al año para hacer frente a la crisis alimentaria

Ban advierte que harán falta unos 20.000 millones de dólares al año para hacer frente a la crisis alimentaria
REUTERS

ROMA, 3 Jun. (EUROPA PRESS/Leyre Guijo) -

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, advirtió hoy durante la Conferencia de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial que harán falta entre 15.000 y 20.000 millones de dólares anuales en los próximos años para abordar la actual crisis alimentaria si se quiere evitar que ésta se agrave ante el aumento de la población mundial, que será de 7.200 millones para el año 2015, por lo que llamó a los dirigentes mundiales a "actuar juntos ahora" pero también con medidas a largo plazo.

Según Ban, la grave crisis alimentaria actual supone una "amenaza", ya que podría llevar a otros 100 millones de personas a sumarse a los 850 millones de personas que no tienen acceso suficiente a los alimentos, pero también "una oportunidad" para que "se revisen las políticas pasadas" y para que, al tiempo que se actúa para responder de forma inmediata a los altos precios de los alimentos, se adopten medidas a largo plazo para "mejorar la seguridad alimentaria mundial".

El secretario general resaltó la necesidad de que la producción alimentaria "aumente en un 50% para el 2030 para poder atender la creciente demanda", lo que supone, a su juicio, "una excelente oportunidad para revitalizar la agricultura". Esto pasa, añadió, "por mejorar el acceso de los más vulnerables a los alimentos y emprender medidas inmediatas para aumentar la disponibilidad de alimentos en sus comunidades".

"La población mundial alcanzará los 7.200 millones de personas para 2015", subrayó Ban, advirtiendo de que "los problemas de hoy en día serán mucho mayores mañana si no actuamos ahora". Por eso, "os insto a adoptar medidas urgentes y valientes para abordar las raíces de esta crisis mundial de alimentos" y "un firme compromiso de seguir avanzando".

En este sentido, Ban reconoció que "no será fácil, podría requerir un gran aumento del apoyo financiero, a menudo en la forma de subvenciones y asistencia material, no préstamos". De acuerdo con las estimaciones del secretario general, "el precio global para los gobiernos nacionales y los donantes internacionales podría superar los 15.000 o 20.000 millones de dólares anuales durante varios años".

Así las cosas, agregó, "esto requerirá una enorme voluntad política", de ahí el que, dijo, "debamos abandonar esta conferencia con un sentido de intención y de misión, a sabiendas de que estamos aliados en nuestra determinación de hacer la diferencia". "Sólo actuando juntos, en asociación, podemos superar esta crisis, hoy y para mañana", recalcó.

EL HAMBRE ALIMENTA EL ODIO

"Cientos de millones de personas en todo el mundo no esperan menos", advirtió, subrayando que "no hay nada más degradante que el hambre, especialmente cuando es obra del hombre, puesto que alimenta el odio, la desintegración social, provoca mala salud y un retroceso económico". Por todo ello, Ban hizo un llamamiento, "en nombre del derecho a la alimentación" a "actuar juntos ahora".

En su intervención, el secretario general de la ONU también defendió la necesidad de "mejorar la seguridad alimentaria y los sistemas de evaluación nutricional, con el fin de garantizar que recibimos alertas tempranas de apuros y estamos preparados para responder".

También se mostró crítico con las medidas emprendidas por algunos países para paliar la subida de los precios de los alimentos "limitando las importaciones o imponiendo controles de los precios" ya que con ello, según él, "sólo distorsionan los mercados y fuerzan a una mayor subida de los precios". "Llamo a todos los países a resistirse a dichas medidas y a liberar inmediatamente las exportaciones destinadas a fines humanitarios", agregó. Además, precisó, "deberíamos llegar también a un mayor grado de consenso internacional sobre los biocombustibles".