23 de mayo de 2019
22 de mayo de 2014

Ban expresa su "profunda preocupación" por los enfrentamientos entre el Ejército y el MNLA en Kidal

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha expresado este miércoles su "profunda preocupación" por los últimos enfrentamientos registrados entre el Ejército de Malí y el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) en la localidad de Kidal.

Ban, que ha pedido el fin "inmediato" de los combates y el establecimiento de un alto el fuego, ha expresado una especial preocupación por la seguridad de la población civil de la ciudad, al tiempo que ha condenado la muerte de civiles y ha pedido que los responsables sean juzgados.

Por su parte, el director de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), Albert Koenders, ha resaltado que "es esencial evitar que el norte de Malí se suma en una espiral de violencia que pueda arrastrar al país al estado de crisis que provocó que el Consejo de Seguridad incluyera la situación en su agenda", antes de advertir del riesgo de una mayor desestabilización en la subregión.

El MNLA ha repelido este mismo miércoles el intento por parte del Ejército de recuperar el control de la localidad de Kidal, según han informado un diplomático y un portavoz del grupo tuareg.

"Toda Kidal, incluido el Campamento Militar 1 está bajo nuestro control", ha asegurado Attaye Ag Mohamed, un responsable del MNLA en Kidal en declaraciones a Reuters, añadiendo que varios soldados malienses han muerto, han resultado heridos o han sido capturados.

Por ahora el Gobierno maliense no se ha pronunciado, mientras que un diplomático destinado en Bamako ha indicado a Reuters que la ofensiva del Ejército maliense ha sido repelida.

Horas antes el Gobierno había anunciado el inicio de la ofensiva. "Hacia las 10:00 horas, las Fuerzas Armadas malienses lanzaron operaciones para asegurar y tomar el control de Kidal. Las operaciones siguen en marcha", ha informado el Gobierno en un comunicado leído en la radio estatal.

Una fuente del Ministerio de Defensa ha indicado que el Ejército ha iniciado el asalto sobre la oficina del gobernador regional en Kidal, después de que ésta fuera ocupada durante el fin de semana por milicianos del MNLA. "El combate durará hasta que alcancemos la liberación total de la localidad", ha precisado la fuente.

LA LUCHA DEL MNLA

En abril de 2012, el MNLA arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por tres grupos islamistas: el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

Desde entonces, los islamistas implantaron la 'sharia' (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría.

A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg.

A principios de enero, estos grupos islamistas comenzaron a avanzar hacia la línea de demarcación en la región de Mopti, mientras que varias unidades de los grupos 'yihadistas' presentes en la zona se desplegaron al sur de Tombuctú, lo que desencadenó una intervenció francesa que hizo replegarse a los 'yihadistas'.

Los tuareg han protagonizado varios levantamientos para conseguir que se reconozca la autonomía de dicho pueblo o la creación de un país propio en la región.

Entre 1990 y 1996, los tuareg combatieron contra Malí y Níger en una revuelta instigada por una grave hambruna en la región, la dura represión contra los derechos políticos de esta población y la crisis de refugiados derivada de la debilidad política de ambos países durante la década de los ochenta.

Más recientemente, los tuareg volvieron a tomar las armas entre 2007 y 2009 a causa de la lenta e insatisfactoria desmovilización e integración de los rebeldes en la vida civil y las Fuerzas Armadas. En el proceso, varios políticos tuareg fueron destituidos de sus cargos y algunos terminaron en la cárcel.

Para leer más