25 de abril de 2019
9 de julio de 2014

Ban pide a los líderes sursudaneses que abandonen las armas y vuelvan a la mesa de negociaciones

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha solicitado este martes a los líderes de Sudán del Sur que cumplan con las expectativas de la población, abandonen las armas y vuelvan a la mesa de negociaciones, en un discurso pronunciado con motivo del tercer aniversario de la independencia del país.

Ban ha indicado que las esperanzas que tenía la población al comienzo de la andadura nacional de Sudán del Sur "han sido aplastadas por el conflicto que estalló en diciembre de 2013". Miles de sursudaneses han muerto y más de 100.000 han huido hacia las bases de la ONU en un conflicto plagado de crímenes contra la población civil.

"El pueblo sursudanés está cargando el peso del fracaso a la hora de detener los enfrentamientos. Vive en la miseria, sus medios de subsistencia se han perdido y sufre hambre, enfermedades e inseguridad", ha agregado. Así, ha recordado que se trata de una crisis "creada por el hombre" y ha destacado que "es responsabilidad de los líderes políticos ponerle fin".

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PAM) han anunciado que incrementarán sus misiones conjuntas para intentar llegar a la gente que reside en zonas remotas, donde el número de niños en riesgo de morir por malnutrición se ha disparado en los últimos meses.

Alrededor de 235.000 niños menores de cinco años necesitarán tratamiento contra la malnutrición este año, una cifra que duplica la registrada en 2013, según han indicado ambas agencias a través de un comunicado conjunto. Las peores situaciones se están viviendo en los estados de Jonglei, Unidad y Alto Nilo, donde entre el 60 y el 75 por ciento de la población vive en situación de inseguridad alimentaria.

"Mucha gente ha abandonado sus viviendas y tiene que caminar durante días sin nada que comer antes de llegar a ciudades como la capital de Bentiu para intentar encontrar ayuda. Algunos de ellos, especialmente niños, llegan tan malnutridos que no se puede hacer nada para salvarles", ha dicho el representante de UNICEF en el país, Jonathan Veitch.

INDEPENDENCIA Y CONFLICTO

Los sursudaneses se pronunciaron mayoritariamente a favor de la independencia en enero de 2011 y el 9 de julio de ese año se consumó la secesión de las diez provincias más al sur de Sudán. Desde 1993, cuando Eritrea se separó de Etiopía, no había surgido ningún país nuevo en África.

De esta forma, Sudán del Sur --de un tamaño similar al de la Península Ibérica-- consumaba una independencia que tuvo su origen en el acuerdo de paz de 2005, gracias al cual Sudán puso fin a 22 años de un conflicto de guerrillas que dejó tras de sí al menos 1,5 millones de muertos.

El nuevo país, al contrario de lo que ocurre en Sudán, de mayoría musulmana, se encuentra salpicado por numerosas religiones tradicionales y cuenta también con una minoría cristiana. Existe una gran diversidad de lenguas y etnias, lo que ha derivado desde la independencia en numerosos enfrentamientos con cientos de muertos.

Los choques más graves, sin embargo, se produjeron a partir de diciembre del año pasado, cuando el Gobierno de Salva Kiir --de etnia dinka-- interceptó un supuesto intento de golpe de Estado orquestado por el exvicepresidente Riek Machar --de etnia nuer--.

El conflicto político se trasladó a las calles con miles de muertos y más de un millón de personas se vieron obligadas a convertirse en desplazados internos. Además, más de 400.000 sursudaneses han cruzado las fronteras para refugiarse en países vecinos, según datos de la ONU, que sitúa Etiopía con más llegadas --158.000--.

Kiir y Machar firmaron en mayo un acuerdo de alto el fuego seguido de reproches e incumplimientos en territorios como Alto Nilo y Unidad, lo que mantiene la situación en un frágil equilibrio. El equipo rebelde llegó a suspender en junio las conversaciones de paz con el Gobierno por un desacuerdo sobre los representantes.

Para leer más