24 de noviembre de 2020
24 de agosto de 2006

Bélgica.- Bélgica amplía a todo su territorio la zona de cuarentena por la enfermedad de la lengua azul

BRUSELAS, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Bélgica decretará a partir de la medianoche de hoy la extensión a todo el país de la zona de cuarentena y seguridad que se estableció el lunes pasado en algunas zonas de su territorio para prevenir la expansión de la enfermedad animal de la lengua azul que se registró en ovejas belgas desde el pasado fin de semana y cuyo brote podría haber sido contagiado desde Países Bajos.

La Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria belga (AFSCA) informó hoy mediante un comunicado de la aplicación de esta medida que ha sido acordada junto con la Comisión Europea y las regiones y sectores afectados.

En concreto, aplicará de manera general en toda Bélgica la prohibición de los movimientos de animales vivos, que hasta ahora sólo afecta en un radio de 100 kilómetros a la redonda de las granjas contaminadas. De la misma manera, la vigilancia reforzada se decretará en todo el país en lugar de los 150 kilómetros a la redonda de las explotaciones como en la actualidad.

Los radios de acción de 100 y 150 kilómetros son las medidas que se acordaron el lunes pasado, después de la Comisión las aplicara en parte de Bélgica, de Países Bajos y algunos estados federados alemanes y en todo Luxemburgo para frenar el contagio de la enfermedad.

El AFSCA explicó que esta decisión que entrará en vigor esta noche se debe a "la continua aparición de nuevos casos de fiebre catarral (o lengua azul)" que obligan a las autoridades a modificar las áreas de cuarentena cada día.

Además, precisó que aún "existen muchas incertidumbres que no concuerdan con el cuadro "típico" de esta enfermedad, por lo que es necesario continuar investigando para precisar la virulencia del agente responsable de la enfermedad"

La agencia belga argumentó que "esta medida ha sido indispensable a la vista de la progresión de la enfermedad" y subrayó que "ofrece ventajas prácticas" para los ganaderos aunque "sólo los medios físicos y químicos pueden acabar realmente con la expansión" de la epidemia. De hecho, la Comisión Europea impuso ya a principio de semana el uso de pesticidas para acabar con el virus que provoca la fiebre catarral o lengua azul.

CIVISMO Y RESPONSABILIDAD

El AFSCA no sólo solicitó a los actores implicados que respeten el área de cuarentena general en el país, sino que también pidió "civismo y responsabilidad" para acabar con este problema, que surgió el pasado 18 de julio cuando el gobierno de La Haya informó a la Comisión Europea de un brote de lengua azul en varias granjas.

Las autoridades sanitarias comunitarias impusieron entonces las zonas legales de vigilancia y seguridad, pero nuevos brotes fueron descubiertos durante el fin de semana pasado en Alemania y Bélgica, cerca de la zona holandesa donde se habían registrado los primeros casos.

En la actualidad, todo Luxemburgo, varias regiones alemanas y la mayor parte de Holanda se encuentran en estado de cuarentena, y el tránsito de animales y la exportación de rumiantes o de sus óvulos, semen o embriones están prohibidos. Otras medidas preventivas han sido activadas por la Unión Europea para erradicar la enfermedad e impedir su expansión.

En cualquier caso, la Comisión Europea ha subrayado en varias ocasiones que la lengua azul no es transmisible al hombre, ni a través de la leche ni de la carne, y que tan sólo la sufren ovejas, cabras o vacas.