30 de octubre de 2020
10 de febrero de 2020

Biya dice que "no hay motivos" para no aplicar el 'estatus especial' en las regiones anglófonas de Camerún

Pide a los jóvenes que se unieron a las milicias separatistas que entreguen las armas

Biya dice que "no hay motivos" para no aplicar el 'estatus especial' en las regiones anglófonas de Camerún
Paul Biya - PRESIDENCIA DE CAMERÚN - ARCHIVO

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Camerún, Paul Biya, ha resaltado este lunes en un discurso a la nación que "no hay motivos" para que el 'estatus especial' para las dos regiones anglófonas del país, aprobado en diciembre por el Parlamento, no sea aplicado y ha hecho hincapié en la necesidad de abordar pacíficamente las diferencias políticas en el país.

Biya, que ha dado un discurso con motivo del Día de la Juventud, ha recalcado que el diálogo nacional celebrado en 2019 "abrió el camino para la adopción" del Código General de las Colectividades Territoriales Descentralizadas, que iguala el uso del francés y el inglés.

"Se trata en realidad de una verdadera revolución pacífica que responde a las aspiraciones de nuestros conciudadanos a una mayor participación en la gestión de los asuntos locales", ha apuntado, antes de reconocer que las regiones Noroeste y Suroeste "cuentan con particularidades sociales y culturales".

Así, ha dicho a los jóvenes cameruneses que "serán la primera generación que se beneficie de las oportunidades que se presentarán en lo relativo a la gobernanza local" y ha añadido que "es además la prueba de que los problemas relacionados con la evolución de la sociedad pueden arreglarse a través de la concertación y sin recurrir a la violencia".

"Hay demasiados lugares en el mundo, y especialmente en África, donde la violencia hace infelices a las personas. No queremos eso en Camerún. Nuestro objetivo es el establecimiento de una sociedad pacífica, democrática, justa y próspera", ha dicho.

Por ello, Biya ha pedido además a los jóvenes que se han unido a los separatistas armados que operan en estas regiones que "salgan de los matorrales y se unan a otros jóvenes conciudadanos que llevan una vida normal en el seno de la sociedad".

En este sentido, ha recalcado que estos grupos armados "siguen generando un clima de inseguridad en las regiones" y ha incidido en que todos los que son parte de los mismos "deben entregar las armas".

Por último, ha apuntado además que "a día de hoy, la gran mayoría de los cameruneses y camerunesas pueden comer hasta saciarse, recibir tratamiento médico, ir a la escuela, el instituto, el liceo y la universidad y tienen el derecho a expresarse y votar libremente".

"Está claro que aún queda mucho por hacer. Lo haremos juntos. Crearemos juntos la sociedad justa y próspera que deseamos", ha remachado el presidente del país africano.

ELECCIONES LEGISLATIVAS

El discurso ha llegado un día después de que Camerún celebrara unas elecciones municipales y legislativas marcadas por una baja participación tras los llamamientos de la oposición a boicotear la votación.

El ministro de Administración Territorial, Paul Atanga Nji, afirmó el domingo tras el cierre de los colegios electorales que "los llamamientos al boicot lanzados por políticos corruptos y terroristas (...) no ha tenido eco entre los cameruneses".

Por su parte, Erik Essousse, director general del organismo encargado de gestionar las elecciones, Elecam, destacó que la votación "transcurrió en calma y seguridad (...) en el territorio nacional", según ha informado el diario 'Journal du Cameroun'.

El propio Biya afirmó el domingo tras acudir a votar que "había cumplido con su deber ciudadano" y pidió a los cameruneses que fueran a las urnas "en contra del llamamiento al boicot de ciertos pequeños partidos políticos".

EL 'ESTATUS ESPECIAL'

El proyecto de ley aprobado por la Asamblea Nacional de Camerún en diciembre contiene un "estatus especial" para las dos regiones anglófonas, que se materializaría, entre otros puntos, en una Asamblea Regional integrada por dos cámaras en estas zonas.

Este Parlamento regional en la Región Noroeste y la Región Suroeste estaría integrado por dos cámaras y 90 consejeros, mientras que las dos cámaras celebrarían sesión en las mismas fechas. Las cámaras serían la Cámara de Representantes de División, con 70 representantes, y la Cámara de los Jefes, con 20 miembros electos.

Por su parte, el Ejecutivo regional estaría integrado por un presidente, un vicepresidente, dos secretarios, un tesorero y tres comisarios encargados de desarrollo económico, desarrollo sanitario y social y desarrollo educativo, deportivo y cultural.

El presidente y el vicepresidente de estos gobiernos regionales deben ser nacidos en estas regiones, al igual que el resto de miembros del consejo ejecutivo, y son elegidos por la Asamblea regional.

Sin embargo, el texto fue rechazado por los separatistas, que ya boicotearon el diálogo nacional convocado por Biya. "Queremos independencia y nada más", ha dicho Ivo Tapang, portavoz de trece grupos armados integrados en las Fuerzas de Contendientes de Ambazonia, tras la votación en el Parlamento.

LA CRISIS EN LA PARTE ANGLÓFONA

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de estas regiones, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.

La separación entre anglófonos y francófonos sin embargo parte de más atrás, de la repartición de la colonia alemana de Kamerun entre Reino Unido y Francia tras la Primera Guerra Mundial.

Tras su independencia, en 1961, se implantó un sistema federal en el que las regiones anglófonas tenían su propia policía, gobierno y sistema judicial. Sin embargo, con el ascenso de Biya al poder en 1982 se fueron anulando las instituciones anglófonas, pasto de la iniciativa centralizadora.

Para leer más