4 de junio de 2020
23 de julio de 2008

Una bolsa abandonada con ropa sucia genera la alarma en el centro de Beijing

BEIJING, 23 Jul. (EUROPA PRESS/Débora Altit) -

El abandono de una bolsa, que luego resultó estar llena de harapos y ropa sucia, hizo saltar las alarmas de la policía en el centro de Beijing, donde los controles de seguridad se han multiplicado a apenas unas semanas de la celebración de los Juegos Olímpicos.

Según informa el diario 'South China Morning Post', el suceso ocurrió ayer, cuando más de una decena de coches de policía se concentraron en la calle Donghuamen, cercana a la entrada oriental a la Ciudad Prohibida, después de recibir el aviso de que una bolsa sospechosa había sido abandonada en la acera.

La policía montó un cordón de seguridad alrededor de la bolsa y un equipo de 'geos' chinos, con cascos, armas y chalecos antibalas, intentó "desactivar" la bolsa, que finalmente resultó ser un amasijo de ropas viejas. El dueño del hatillo ya ha sido localizado.

China está en alerta ante la cercanía de los Juegos, y los controles no se reducen a Beijing. Según recoge hoy 'Shanghai Daily', la policía de la provincia de Hebei, que circunda a Beijing, ha condecorado a tres agentes que habían descubierto el mes pasado, en un coche con destino a Beijing, 22.000 detonadores. Los detenidos declararon que habían sido contratados por el propietario de una mina de la provincia, y que habían adquirido los detonadores en Shandong (este).

Las autoridades, por otro lado, no quieren dejar sin resolver el caso de las explosiones en dos autobuses de una línea regular de la ciudad de Kunming, en el sur del país, el pasado lunes. Las explosiones causaron dos muertos y 14 heridos, y se afirmó, aunque después fue negado por el gobierno local, que muchos habitantes habían recibido el aviso de no tomar el autobús en la mañana de ese día.

Ahora, el Departamento de Seguridad Pública local, de quien depende la policía, ha anunciado que triplica la recompensa ofrecida ayer para todos aquellos que sepan algo sobre los autores del atentado. La prima ahora es de 300.000 yuanes (cerca de 28.000 euros), informa hoy la agencia oficial Xinhua.