3 de junio de 2020
3 de abril de 2020

Bolsonaro acusa a su ministro de Salud de falta de "humildad" y habla de "histeria" en el Ministerio

Bolsonaro acusa a su ministro de Salud de falta de "humildad" y habla de "histeria" en el Ministerio
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, saluda a sus seguridores a las puertas del Palcio de Planalto, en Brasilia - GETTY IMAGES / ANDRESSA ANHOLETE

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha acusado este jueves al ministro de Salud, Luiz Hernrique Mandetta, de falta de humildad y a su Ministerio de haber favorecido la "histeria", y aunque ha negado que vaya a cesarle "en medio de la guerra", en referencia a la situación que vive el país a causa del coronavirus, ha avisado de que nadie es "imprescindible" en su Gobierno.

Las palabras de Bolsonaro reflejan una vez más las diferencias que existen entre él y Mandetta, en especial después de que el ministro de Salud decidiera adoptar el mensaje transmitido por las autoridades estatales, que han abogado por la cuarentena y el cierre de lugares públicos como única medida para intentar descender los casos de coronavirus, lo que siempre ha sido puesto en duda por el presidente.

"Mandetta quiere hacer cumplir mucho su voluntad. Puede que tenga razón, pero le está faltando un poco de humildad para conducir Brasil en este momento en el que le necesitamos para tener el menor número de víctimas", ha dicho.

En ese sentido, el dirigente de extrema derecha ha asegurado que no destituirá a Mandetta "en medio de la guerra", pero ha avisado de que nadie es "imprescindible" en Su Gobierno, como demuestra, ha dicho, que otros cinco ministros hayan sido cesados desde que él asumió el mando del país.

Bolsonaro ha continuado señalando al ministro de Salud al asegurar que ha creado un ministerio "de acuerdo a su voluntad" y en el cual se ha generado cierta "histeria".

El último balance de las autoridades sanitarias brasileñas ha registrado 8.044 casos de contagio y 324 muertos. Se trata del país de la región más afectado por el coronavirus, que ya ha superado el millón de contagios en todo el mundo y las 50.000 víctimas mortales.

"Tenemos que luchar por la vida, pero sin que eso repercuta en los empleos", ha insistido el presidente Bolsonaro durante una entrevista con la emisora Jovem Pan.

Ese ha sido el leitmotiv del dirigente brasileño para justificar sus reticencias a paralizar las actividades no esenciales y decretar el estado de emergencia en el país, pues son "medidas exageradas", ha vuelto a defender, ya que "muchas de estas personas no tienen ahorros".

En ese sentido, Bolsonaro ha dicho que la mayoría de personas que han fallecido tenían problemas médicos previos, "eran cardíacos" o "tenían neumonías", por lo que "la gran masa de trabajadores brasileños podría continuar trabajando bajo ciertos protocolos".

El presidente brasileño, que en un principio llegó a decir que el coronavirus era una "gripecita", se ha mostrado muy crítico con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y afirmó esta semana que los remedios contra el Covid-19 "no podían ser peores que la enfermedad".

Para leer más