17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 14 de marzo de 2009

    Brasil/Colombia.- La Policía brasileña detiene a 4 bolivianos por protestar contra las represas del Río Madera

    LA PAZ, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La Policía brasileña detuvo ayer a cuatro activistas bolivianos de la Federación de Campesinos de Pando durante la manifestación de los afectados por la creación del Complejo Hidroeléctrico del Río Madera frente a la sede de INCRA en la ciudad brasileña de Porto Velho.

    La manifestación pacífica estaba convocada por el Movimiento de Afectados por las Represas que marchó hacia el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA), para protestar por la construcción de dos represas ubicadas en el Río Madera, concebidas para ser centrales hidroeléctricas, y causantes, en su opinión, de un gran impacto ambiental en la zona y en los recursos naturales de los que viven.

    "¿Represas para qué y para quién?" o "Agua y energía no son mercadería" fueron algunos de los cánticos que corearon los manifestantes miembros de la Federación de Campesinos de Pando y de la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa que consideran que los impactos ambientales de ambas represas "supondrán la inundación de extensos territorios" en los que viven.

    Mujeres y hombres de todas las edades recorrieron cinco kilómetros para llegar a las instalaciones del INCRA, segun informaciones de la agencia boliviana Bolpress, que asegura que los miembros del INCRA tenían "toda" la predisposición de celebrar una reunión pacífica con los manifestantes, para escuchar sus demandas y ofrecerles respuestas, aunque los resultados fueron distintos.

    Doce policías federales fuertemente armados con metralletas y gases lacrimógenos entraron al recinto del INCRA para detener a cuatro bolivianos que se encontraban en la cafetería del recinto.

    Los presos podrían ser deportados en breve, pero los líderes del del Movimiento de Afectados por Represas (MAB) al cual pertenecen, contactaron para que las autoridades de Bolivia impidan ese movimiento, ya que los cuatro manifestantes tienen un permiso de 15 días para quedarse en Brasil.