18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 3 de junio de 2008

    Brasil/EEUU.- EEUU podría tener que pagar a Brasil tras perder una apelación ante la OMC por los subsidios al algodón

    MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Brasilia debe decidir si impone sanciones comerciales a Estados Unidos por valor de miles de millones de dólares tras la decisión de un órgano de apelación de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que confirmó el fallo adoptado el pasado año por el organismo rector del comercio internacional que determinó que Washington no había eliminado los subsidios ilegales que paga a sus productores de algodón, informaron los medios locales, recogidos por Europa Press.

    Brasil llevó el caso ante la OMC en 2002, argumentando que los subsidios estadounidenses han perjudicado gravemente a su industria algodonera. Ahora Brasilia debe decidir si impone sanciones comerciales como represalia. Brasil afirma que el apoyo que Estados Unidos da a sus productores de algodón mantiene artificialmente altos los niveles de producción y exportación algodonera, que hacen que el país continúe siendo el segundo mayor productor del mundo después de China.

    Mientras, las autoridades estadounidenses se han mostrado "muy decepcionadas con el fallo". "Creemos que los cambios introducidos por Estados Unidos hicieron que los subsidios cumplieran con las recomendaciones y fallos emitidos por la OMC", afirmó el portavoz de la representante de Comercio norteamericana, Susan Schwab.

    SANCIONES ECONÓMICAS

    La decisión de la OMC permitirá que Brasil imponga sanciones comerciales por valor de 1.000 millones de dólares (643 millones de euros) al año. La OMC sugirió que las sanciones podrían consistir en la suspensión de los derechos de propiedad intelectual estadounidenses. El fallo del tribunal de apelación confirma una decisión interina que el organismo tomó en julio de 2007, confirmada por un panel del organismo a finales de ese mismo año.

    La disputa por el algodón no es nueva. Hasta principios de los años 90 el algodón era la principal exportación de Brasil, que era en ese entonces el tercer productor en importancia del mundo. Cuando el precio del algodón cayó en el mercado mundial, muchos agricultores tuvieron que cambiar de cultivos.

    Paralelamente, entre 1999 y 2002, Estados Unidos incrementó los subsidios a los agricultores, que así pudieron producir más algodón que nunca, generando un exceso que provocó una importante disminución del precio del algodón. Brasil entonces acusó a Washington de destruir su industria.

    En 2005 la OMC determinó que las ayudas que el gobierno de Estados Unidos daba a sus productores eran ilegales por la influencia que tenía en el precio del algodón. Si bien este país aseguró haber hecho una reestructuración suficiente de su sistema algodonero tras eliminar garantías de créditos y programa de pagos a exportadores, el último veredicto de la OMC concluye que no hizo lo suficiente.

    REACCIÓN DE BRASIL

    Brasilia indicó asimismo que podría imponer sanciones sobre los servicios o que podría suspender los derechos estadounidenses sobre la propiedad intelectual. Además, la cancillería de Brasil dijo que el país recibió "con gran satisfacción, el informe del Organo de Apelación de la OMC que confirmó las decisiones del panel de implementación en el contencioso del algodón".

    "Visto que esta fue la última etapa del contencioso capaz de examinar el mérito de la queja brasileña, el Gobierno brasileño espera que los Estados Unidos efectúen las modificaciones en su legislación que puedan dar cumplimiento inmediato a las determinaciones del Organo de Apelación", concluyó, en un comunicado.

    Por su parte, los productores de algodón brasileño dijeron que pedirán al Gobierno de su país una actitud de firmeza tras el fallo. "Esperamos que el Gobierno tome una posición firme". "Es un caso inédito, creo que el Gobierno no puede ignorar el tamaño de esa victoria", dijo el presidente de la Asociación Brasileña de los Productores de Algodón (Abrapa), Haroldo Cunha, quien se reunirá esta semana con diplomáticos del país para analizar el caso.