22 de octubre de 2019
18 de septiembre de 2018

Bruselas cree que la situación del Estado de derecho en Polonia ha empeorado pero insiste en el diálogo

BRUSELAS, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha asegurado este martes que la situación del Estado de derecho en Polonia ha empeorado tras la aprobación de la polémica reforma judicial y ha pedido a Varsovia que aclare si seguirá aplicando la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE (TUE) en el futuro, si bien ha insistido en que sigue confiando en el diálogo para que el Gobierno rectifique y "cumpla con las obligaciones europeas".

"Las preocupaciones de la Comisión no solo no han disminuido sino que han ido en aumento, la situación no ha mejorado y las respuestas de Polonia a las preguntas (del Ejecutivo comunitario) no abren ninguna vía de avance", ha explicado Timmermans en rueda de prensa tras una reunión en Bruselas en la que el Gobierno polaco ha expuesto sus argumentos ante los representantes del resto de países de la UE.

"Tanto la Comisión como el Consejo (los Estados miembros) tenemos la voluntad de solucionar el asunto para convencer a las autoridades (polacas) de que respeten las reglas del Tratado de la UE que son de obligado cumplimiento" para los países comunitarios, ha dicho el holandés.

Bruselas quiere que el Gobierno polaco aclare si está dispuesto a aplicar en el futuro las sentencias del TUE, ya que hasta ahora no habido una respuesta clara a esta pregunta del Ejecutivo comunitario. "El presidente ha dicho que Polonia tiene un buen registro de transposición de la legislación comunitaria, pero no le he oído decir que vaya a aplicar todas las sentencias", y ha puesto como ejemplo una futura resolución sobre la reforma judicial.

"Espero tener esa garantía pronto", ha dicho Timmermans, que también ha advertido de que la Comisión "a la vista de la gravedad" del asunto va a utilizar "todos los instrumentos de los que disponemos para corregir una situación que no nos parece justa", aunque seguirá apostando por el diálogo con Varsovia.

En ese sentido, Timmermans ha explicado que la fuerza del artículo 7 --un proceso sancionador que en última instancia podría llevar a suspender el derecho a voto de Polonia en la toma de decisiones a Veintiocho-- "es ese proceso o ese viaje y no la meta" ya que "lo que está en juego no es que al final haya derecho a voto o no, sino intentar hacer un esfuerzo colectivo para que un gobierno cambie su forma de actuar" si no cumple con las obligaciones europeas.

Por ello se ha mostrado firme respecto a su apuesta por continuar las discusiones con Varsovia: "el diálogo político para mi sigue siendo vital, si dejamos la vía del diálogo desaparece la UE así que sigo comprometido con el diálogo".

"Realmente es una lucha que afecta al corazón de Europa, va mucho mas allá de introducir uno o dos cambios legislativos se trata de saber si el imperio de la ley es una cuestión fundamental en la UE", ha asegurado el vicepresidente primero de la Comisión.

LA INDEPENDENCIA JUDICIAL, EN RIESGO

La Comisión inició el pasado diciembre el proceso para activar, por primera vez en la historia, el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea por la amenaza al Estado de derecho en un país miembro, tras mostrar su preocupación especialmente por la reforma del sistema judicial emprendida por Varsovia y que, a su juicio, pone en grave riesgo la independencia de los jueces y somete al Poder Judicial al control del Gobierno.

Entre otras cuestiones, Bruselas ha instado a las autoridades polacas a enmendar la ley que afecta al Tribunal Supremo y que otorga al presidente un poder discrecional para prorrogar el mandato de los jueces de la corte y permite también recurrir sentencias definitivas dictadas incluso años antes.

Para leer más