5 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

Bruselas pide crear un sistema que garantice el comercio justo de minerales

BRUSELAS, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el comisario de Comercio, Karel De Gucht, han propuesto este miércoles una normativa para crear un sistema de autocerficación voluntario para contribuir a la importación y el comercio limpio de minerales y metales de países de conflicto en la UE, que se encuentra entre los mayores mercados de estos minerales al copar el 35 por ciento de la cuota a nivel global.

   El Ejecutivo comunitario no ha presentado no obstante una lista de países específicos más problemáticos, aunque sí ha identificado la región de los Grandes Lagos y en especial República Democrática del Congo, como países productores y de tránsito a tener en cuenta y la llegada de oro de países inestables como Malí, Sudán y Costa de Marfil. También reconoce que las guerrillas en Colombia se financian a partir del oro, el tantalio y el estaño.

   Los importadores de estaño, tantalio, wolframio y oro estarán obligados según la propuesta a ejercer la  llamada 'diligencia debida' para garantizar el control y gestión de sus compras responsables y certificar el origen de los minerales, en línea con los principios de la Guía de Debida Diligencia de la OCDE. Pero también deberán informar a sus compradores finales, todo ello con el objetivo de contribuir a no financiar conflictos y facilitar cadenas de suministro limpias y el comercio legítimo con empresas de países en conflicto.

   Dado que el sistema propuesto de autocertificación es voluntario, Bruselas deja en manos de los Estados miembros emitir avisos a las empresas importadoras que tengan que tomar medidas remediar posibles infracciones y declarar su no conformidad como "importadores responsables" en caso de que tomen acciones inadecuadas.

   Éstas se retirarían de una lista europea de fundidores y refinerías "responsables" que la Comisión propone publicar de forma anual en colaboración con la OCDE para aumentar la transparencia en torno a estas empresas. Más de 400 empresas importan en la actualidad minerales y metales en la UE.

   Sólo el 20% de fundidores  y el 40% de las empresas de refinería de oro la respetan en toda la cadena de suministro, a nivel global, mientras que, en el caso de las europeas, sólo el 12% de las compañías cotizadas se refieren a 'los minerales de guerra' en sus webs, no directamente afectadas legislación estadounidense, que sí exige este prueba y del origen de los minerales a las empresas que cotizan en las bolsas del país, según datos del Ejecutivo comunitario.

   Con el objetivo de promover la 'diligencia debida' de las empresas europeas en la cadena de suministro, la Comisión Europea propone una serie de incentivos como para las empresas que venden productos como teléfonos móviles, impresoras y ordenadores que contengan estaño, tantalio, wolframio y oro en el marco de contratos públicos.

   También propone ayuda financiera para las pequeñas y medianas empresas que ejerzan la debida diligencia y reconocimiento a los esfuerzos de las empresas para abastecerse de forma responsable de los recursos de países en conflictos.

   La Comisión Europea también propone aumentar los esfuerzos a través de la Política Exterior de la UE a través del diálogo político y diplomáticos con los Gobiernos de los países de extracción, transformación y consumo para fomentar la debida diligencia y una apuesta fuerte por la diplomacia sobre las materias primas para sensibilizar sobre el problema del comercio de metales y minerales que alimentan conflictos en todo el mundo.

   Ashton y De Gucht han defendido que la propuesta busca "impedir que el comercio internacional sirva para intensificar o perpetuar conflictos" y han confiado en que la iniciativa sobre 'minerales de guerra' "ayudará a hacer que el comercio beneficie a la paz, las comunidades y a la prosperidad en las zonas de todo el mundo afectadas por conflictos armados".