21 de enero de 2021
23 de noviembre de 2020

Un buque turco rechazó ser inspeccionado por la operación de la UE en el Mediterráneo

Ankara ha convocado a los representantes diplomáticos italiano, alemán y de la UE en protesta por lo que consideran un registro ilegal

BRUSELAS, 23 (EUROPA PRESS)

El buque mercante con bandera turca 'MV Roseline A' rechazó someterse a una inspección de la operación militar de la UE en el Mediterráneo este domingo, en un nuevo episodio que muestra la desconfianza existente entre el bloque europeo y Turquía a escasas fechas de que la relación entre ambos sea examinada por los líderes de la UE en el Consejo Europeo de diciembre.

Según ha confirmado el Ejercito alemán, Turquía forzó a abandonar el barco a efectivos del buque de la Marina alemana 'Hamburg', bajo el paraguas de la misión 'Irini'. Esto sucedió después de que el barco sospechoso se negara a que se inspeccionara su mercancía. La operación de la UE en el Mediterráneo, puesta en marcha en abril, es el único actor internacional encargado de garantizar el embargo de armas en Libia.

Turquía ha condenado la actuación de los militares alemanes al asegurar que pretendían llevar a cabo la revisión "sin autoridad" y mediante "el uso de la violencia". En un comunicado, el Ministerio de Exteriores turco ha tachado de "ilegal e hipócrita" el tratamiento del buque con bandera turca.

Según la versión de Ankara, efectivos armados permanecieron durante horas en el barco, pese a la actitud de cooperación del capitán del navío que ofreció información a la misión 'Irini'. "No es aceptable un trato en esas circunstancias", han criticado las autoridades turcas, que aseguran que el barco transportaba material de construcción y suministros sanitarios. Además, destaca que la misión 'Irini' está en estos momentos bajo mando griego, país con el que Turquía mantiene un conflicto por las aguas territoriales del Mediterráneo oriental.

Tras el incidente, el Gobierno de Turquía ha convocado a los representantes diplomáticos de Italia y de Alemania en Ankara para trasladarles una protesta formal. Igualmente fue citado el embajador de la UE en Turquía.

"Hoy, el embajador de Italia y el encargado de negocios de Alemania fueron convocados a nuestro Ministerio, donde se les expresó una protesta por la inspección sin permiso de nuestro país del barco 'MV Roseline A'. Ambos recibieron notas que apuntaban al carácter ilegal de estos actos y reclamaban el derecho a recibir una indemnización", ha explicado una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores turco citada por la agencia de noticias rusa Sputnik.

El barco transportaba pinturas, barnices y asistencia humanitaria del puerto turco de Ambarli a Misrata, en Libia, siempre según esta fuente.

LA UE RECUERDA QUE EN DICIEMBRE SE REVISARÁ LA RELACIÓN

Este mismo lunes en rueda de prensa el portavoz de Exteriores de la UE, Peter Stano, ha indicado sobre el incidente en el Mediterráneo que Turquía tiene el derecho de rechazar la inspección. "Lo que sigue es el proceso de la misión 'Irini', por lo que se informó del caso a Naciones Unidas", ha explicado.

"'Irini' es una importante contribución de la UE para ayudar a resolver el conflicto libio. En contexto de posibles avances en el terreno es importante que la misión cumpla sus objetivos", ha valorado.

Ankara es uno de los principales aliados militares del Gobierno de unidad de Trípoli, que ha llegado a cargar contra la operación 'Irini' acusándola de desequilibriar la contienda libia, y este episodio se suma a las tiranteces con el bloque europeo por la actitud asertiva turca en la región.

La UE espera que Turquía cese las maniobras unilaterales en el Mediterráneo y se siente con sus vecinos europeos para resolver las disputas marítimas en el marco de una negociación con estándares internacionales.

"En cuestión de días los líderes revisarán los pasos de Turquía en los últimos meses para seguir con la agenda constructiva y el contacto positivo u optar por otras opciones", ha recordado Stano.

Para leer más