8 de abril de 2020
12 de agosto de 2008

Bush acusa a Rusia de "invadir un Estado soberano" y le exige que detenga la acción militar en Georgia

WASHINGTON, 12 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente estadounidense, George W. Bush, presionó ayer a Rusia, a la que acusó de "invadir un Estado soberano", para que detenga su acción militar en Georgia y advirtió de una posible "escalada drástica y brutal" de la presión rusa, que pueda además dificultar las relaciones con Occidente.

Bush indicó además que parece que Moscú está intentando acabar con el Gobierno electo del presidente georgiano, Mijail Saakashvili, cercano a Estados Unidos. "Rusia ha invado un Estado soberano vecino y amenaza a un Gobierno democrático elegido por su población". "Ese es un acto inaceptable en el siglo XX", afirmó el mandatario a los periodistas en la Casa Blanca.

El presidente estadounidense citó informes según los cuales las tropas rusas se han trasladado a las zonas de los separatistas y en la propia Georgia. "Estoy profundamente preocupado por los informes de que las tropas rusas se han movido a la zona de conflicto, atacado la ciudad georgiana de Gori y amenazando la capital del país, Tbilisi", comentó.

"Hay pruebas de que las fuerzas rusas podrían bombardear pronto el aeropuerto civil de la capital, si estas informaciones son precisas, las acciones rusas representarían una escalada drástica y brutal del conflicto en Georgia", agregó. Asimismo, Bush resaltó que la continuación del conflicto en Osetia del Sur sería "inconsistente con las afirmaciones que hemos recibido de Rusia de que sus objetivos se limitaban a reestablecer el status quo" anterior a las luchas.

Después, el mandatario reveló que Georgia ha acordado los elementos para un acuerdo de paz que Rusia habría aceptado previamente: un alto el fuego inmediato, la retirada de las tropas de la zona de conflicto, el regreso al status quo anterior al 6 de agosto, y un compromiso de no volver a usar la fuerza. "El Gobierno ruso debe respetar la integridad territorial de Georgia y su soberanía". "Debe revertir el curso al que parece dirigirse y aceptar este acuerdo de paz como el primer paso para resolver este conflicto", declaró.