30 de marzo de 2020
8 de septiembre de 2008

Bush ordena suspender la ratificación el tratado de cooperación nuclear civil con Rusia

WASHINGTON, 8 Sep. (Reuters/EP) -

El presidente estadounidense, George W. Bush, ordenó hoy suspender la ratificación del acuerdo de cooperación nuclear en el ámbito civil con Moscú que tramitaba ya el Congreso, según informó el Departamento de Estado. Esta es la primera represalia real de Estados Unidos o sus aliados por la intervención militar rusa en Georgia.

"El presidente tiene intención de notificar al Congreso que hoy ha rescindido su anterior aprobación del acuerdo para la cooperación pacífica nuclear Estados Unidos-Rusia, el denominado Acuerdo 1-2-3", afirmó la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en un comunicado leído por su portavoz, Sean McCormack.

"Tomamos esta decisión con pena. Por desgracia, dada la actual situación no es el momento adecuado para este acuerdo. Reevaluaremos la situación en fechas próximas y seguiremos los acontecimientos con detenimiento", prosiguió McCormack, citando a Rice.

McCormack rechazó vincular directamente la decisión de Bush con la intervención militar rusa en Georgia y afirmó que tiene que ver con una serie de gestos rusos que han hecho que Bush se sienta incómodo con su apoyo dado con vistas al Congreso. Sin embargo, indicó que los objetivos de no proliferación recogidos en el pacto siguen siendo válidos, por lo que podrían retomarse en el futuro.

Ahora el Congreso estadounidense dispone de 90 días hábiles para anular el tratado para que este no sea ratificado tal como lo aprobó Bush. Sin embargo, Bush o el presidente que le suceda podría reactivar la ratificación del acuerdo remitiéndolo de nuevo al Congreso.

El Acuerdo 1-2-3 permite superar las restricciones al comercio nuclear civil establecidas durante la Guerra Fría, lo que situaba a las empresas de ambos países en situación de poder aprovecharse del intercambio tecnológico y de la explotación del uranio ruso. Sin embargo, antes incluso de la crisis de Georgia algunos representantes y senadores habían manifestado sus dudas con respecto al acuerdo.