22 de abril de 2019
  • Domingo, 21 de Abril
  • 25 de agosto de 2008

    Cachemira.- Al menos tres muertos y 50 heridos durante una manifestación independentista cerca de Srinagar

    Las autoridades decretan el toque de queda en diez distritos y detienen a tres importantes líderes independentistas

    NUEVA DELHI, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Al menos tres personas murieron y otras 50 resultaron heridas como consecuencia de los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes en Narbal, en las afueras de Srinagar, según informaron fuentes oficiales. Además, las autoridades cachemiras han declarado el toque de queda en los diez distritos del valle de Cachemira.

    Los principales líderes independentistas de Cachemira, quienes habían convocado e iban a encabezar una multitudinaria manifestación hoy en el corazón de Srinagar, fueron arrestados por las autoridades indias esta mañana, según informan los medios locales.

    Cientos de miles de musulmanes se manifestaron el viernes en Srinagar reivindicando la independencia de la Cachemira india, en una de las protestas más numerosas de las últimas dos décadas. Los manifestantes, que portaban banderas verdes, el color del Islam, gritaron consignas en favor del establecimiento de un Estado musulmán y en contra las fuerzas de seguridad indias.

    El presidente de la Alianza de Partidos Separatistas de Cachemira (APCH), Mirwaiz Umar Farooq, quien instó durante la marcha del viernes a los manifestantes a realizar una nueva protesta hoy por el centro de Srinagar y aseguró que los cachemires no permanecerían "subyugados durante mucho tiempo" a las autoridades indias, fue detenido horas antes de la manifestación de hoy junto a otros dos prominentes líderes independentistas, Syed Ali Geelani y Yasin Malik.

    Fuentes policiales informaron de que sus detenciones se han producido como "medidas de precaución", mientras que el APCH, por su parte, aseguró en un comunicado que la gente está preparada para desobedecer el toque de queda y llevar a cabo una gran manifestación "contra la ocupación india" en Srinagar.

    Estas protestas son las más numerosas desde que en 1989 los independentistas cachemires protagonizaran una revuelta que se saldó con la muerte de decenas de miles de ellos.

    La actual crisis ha empeorado las relaciones entre Pakistán e India, países que reclaman la soberanía del territorio. Las tensiones han crecido debido a la decisión del Gobierno cachemir de conceder áreas de bosque a un conglomerado empresarial indio que opera en el lugar santo de la cueva de Amarnath, en el oeste de India, donde miles de peregrinos hindúes acuden cada año a rendir tributo a Shiva.

    La mayoría de los grupos separatistas solicitan que se realice un plebiscito para decidir el fututo de la región, pero el Gobierno indio se opone. Así las cosas, los niveles de violencia y las manifestaciones crecen.

    Según cifras oficiales, más de 43.000 personas han muerto como consecuencia de los enfrentamientos entre el Ejército indio y milicianos musulmanes desde 1989, aunque algunas ONG sitúan esta cifra en unos 60.000.