24 de agosto de 2019
27 de julio de 2008

Los camboyanos comienzan a votar en unas generales en las que Hun Sen aspira a revalidar su cargo

Los camboyanos comienzan a votar en unas generales en las que Hun Sen aspira a revalidar su cargo
EP

PHNOM PENH, 27 Jul. (Reuters/EP) -

Los camboyanos han comenzado ya a votar en sus respectivas circunscripciones las elecciones generales, marcadas por la disputa con Tailandia sobre un templo de 900 años de antigüedad, ya que se espera que en el terreno político, el primer ministro, Hun Sen, revalide su mandato tras 23 años en el poder, a pesar de las quejas de algunas ONG que denuncian maltrato a la oposición.

La prohibición de la venta de alcohol, que se prolongará durante el fin de semana, comenzó la medianoche del viernes. De momento, la situación el todo el país es calmada tras un mes de campaña electoral.

"Esta situación demuestra la voluntad popular de acudir a las urnas", declaró el secretario general de la Comisión Electoral Nacional, Tep Nitha, en señal de que el país tiene asumida la democracia instaurada durante la década de los 90 por Naciones Unidas para poner fin a más de 20 años de violencia, simbolizada en los "campos de la Muerte" del grupo de los Jemeres Rojos durante el régimen del dictador Pol Pot (1975-1979).

No obstante, la calma ha sido interrumpida en ocasiones por el enfrentamiento entre Camboya y Tailandia por la propiedad del templo Preah Vihear, situado en la frontera entre ambos países pero que técnicamente es propiedad camboyana según un dictamen del Tribunal Internacional, una decisión que Tailandia ha disputado desde entonces.

Por lo demás, el Partido Popular de Camboya de Hun Sen tiene prevista una victoria casi segura, en parte gracias al crecimiento económico obtenido durante los últimos cinco años, y que conseguiría una mayoría aplastante, según los analistas, en el Parlamento (123 escaños).

Sin embargo la ONG Human Rights Watch, apunta que el PPC ha ejercido "una dominación sobre los medios de comunicación en el país" y ha acosado a miembros de partidos opositores. Todo ello motiva "que las condiciones para elecciones libres y justas no hayan tenido lugar", según el informe de HRW.