19 de mayo de 2019
30 de junio de 2014

Cameron se defiende de las críticas y se muestra dispuesto a trabajar con Juncker

Niega que Reino Unido carezca de aliados y se presenta como la "voz" de los europeos que piden cambios

Cameron se defiende de las críticas y se muestra dispuesto a trabajar con Juncker
YVES HERMAN / REUTERS

LONDRES, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, David Cameron, ha publicado este lunes un extenso artículo en un diario en el que sale al paso de las críticas recibidas después de que no consiguiera impedir la designación de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea y en el que se muestra dispuesto a trabajar con éste, con los intereses de Reino Unido siempre como prioritarios.

"Por qué todavía creo que Reino Unido puede hacer negocios en Europa", titula Cameron su artículo publicado en el 'Daily Telegraph', en el que asegura que su rechazo al nombramiento de Juncker estuvo motivado por su creencia de que deben ser los jefes de Estado y de Gobierno quienes, como ha ocurrido hasta ahora, elijan al presidente de la Comisión "por consenso".

"El enfoque que asumí no era solo mi postura, o una posición conservadora, era y es una postura británica, compartida por laboristas y liberaldemócratas", ha defendido, reconociendo que "por su puesto, si hubiéramos sido capaces de vetar esta designación, lo habríamos hecho".

Sin embargo, esto no fue así y Juncker, que aún tiene que ser refrendado por el Parlamento Europeo, será el próximo presidente de las Comisión Europea "y nosotros trabajaremos ahora con él", ha aseverado.

Cameron ha recordado que durante su campaña a la Eurocámara, Juncker se mostró dispuesto a "abordar las preocupaciones de Reino Unido" y a trabajar por "un trato justo" con Londres. "Si por un trato justo, podemos acordar que no nos dirigimos, a diferentes velocidades, al mismo punto, como algunos han asumido hasta ahora, entonces hay negocios que podemos hacer", ha afirmado.

Así las cosas, el 'premier' ha asegurado que no es contrario a "una mayor integración dentro de la eurozona" sino que lo ve "inevitable" pero deben ser los países del euro los que "tomen esas decisiones". "Pero sé que los británicos no quieren formar parte de ello, quieren evitar una mayor integración y quieren que nuestro país esté adecuadamente protegido de los impactos en el mercado único de una mayor integración por parte de la eurozona", ha añadido.

DESMONTAR CRÍTICAS

Por otra parte, Cameron ha querido desmontar en su artículo las críticas que ha recibido en estos días, en particular que Reino Unido "carezca de aliados".

Según ha precisado, en el Consejo Europeo de la semana pasada se hicieron avances sobre el mandato de la Comisión para los próximos cinco años, se acordó que "los parlamentos nacionales deberían tener un mayor papel" y "lo que es más importante" se escribió "negro sobre blanco" que a la hora de hablar de una mayor integración "la voluntad de países como Reino Unido debe ser respetada".

También ha recordado a los que han afirmado que con Margaret Thatcher esto no habría pasado que la UE de ahora no es la misma --ahora hay 28 miembros-- y carece del poder de veto a designaciones como la de Juncker que sí tenía en su momento 'la Dama de Hierro'.

"HAGO LO QUE DIGO Y LO MANTENGO"

Pese a todo ello, "yo podría haberme unido a la corriente imperante o haber escondido la cabeza o decir lo que realmente pensaba" pero "escogí lo último". Según Cameron, con su actuación frente a sus colegas europeos ha demostrado que "hago lo que digo y lo mantengo".

Por otra parte, como ya hiciera el viernes, ha reconocido que hará "más difícil" la labor de renegociar la relación que Reino Unido mantiene con Bruselas pero no ha sido un "revés mortal" como han denunciado algunos.

A este respecto, ha incidido en que los británicos "no tiramos la toalla cuando nos encontramos con reveses, redoblamos nuestra resolución". "Esta es solo una batalla en la campaña" para reformar la UE y dar a Reino Unido el lugar que se merece, ha añadido, reconociendo que será una "campaña larga y dura" en la que "habrá altibajos, derrotas y victorias".

"Mi determinación de triunfar, por el bien de Reino Unido y por el bien de Europa es incluso mayor" tras lo ocurrido, ha asegurado el primer ministro británico. "En las elecciones europeas los ciudadanos gritaron pidiendo cambio, no solo en Reino Unido, sino en todo el contintente", ha recordado.

"Se sienten muy frustrados y merecen una voz. Estoy decidido a que Reino Unido sea la voz de estas personas", ha prometido. "Seguiré defendiendo nuestros principios, luchando por los intereses de Reino Unido, luchando con todo lo que tengo para reformar la UE en los próximos años", ha remachado.