13 de octubre de 2019
10 de septiembre de 2018

Camerún impone un nuevo toque de queda en Bamenda tras la muerte de dos personas en ataques de separatistas

Camerún impone un nuevo toque de queda en Bamenda tras la muerte de dos personas en ataques de separatistas
REUTERS / JOE PENNEY - ARCHIVO

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Camerún han impuesto un nuevo toque de queda en la localidad de Bamenda, capital de la Región del Noroeste, a raíz de los ataques ejecutados el domingo por parte de milicianos separatistas contra varios autobuses que intentaban salir de la ciudad.

Los separatistas se hicieron con el control de la salida de la ciudad y atacaron alrededor de una decena de autobuses, en un incidente que se saldó con al menos dos muertos y que provocó la intervención del Ejército.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'Journal du Cameroun', los separatistas utilizaron un buldócer para bloquear la carretera y obligaron a cientos de pasajeros a bajarse de los autobuses.

Los separatistas han advertido de que ningún autobús podrá entrar o salir de las regiones de mayoría angloparlante a partir del 16 de septiembre y han dicho que forma parte de sus medidas para boicotear las elecciones presidenciales, que se celebrarán el 7 de octubre.

Por su parte, el comandante del Ejército en la Región del Noroeste, Agha Robinson, ha tildado a los separatistas de "terroristas" y ha desvelado que se lanzarán operaciones en la zona para actuar contra ellos, tal y como ha informado la emisora estadounidense Voice of America.

La nueva Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha expresado este lunes su preocupación por el empeoramiento de la situación en el país y la "intensificación" de los enfrentamientos en las regiones angloparlantes.

En su primer discurso ante el Consejo de Derechos Humanos desde que asumió el cargo el pasado 1 de septiembre, Bachelet ha indicado que cerca de 180.000 personas se han visto obligadas a huir de sus viviendas y ha recalcado que estas regiones "están ahora paralizadas".

"En este contexto de seguridad volátil, muchas personas temen represalias si participan en las elecciones presidenciales previstas para el mes que viene", ha dicho. El presidente, Paul Biya, figura como principal favorito a revalidar mandato.

Bachelet ha lamentado que "el Gobierno no ha actuado para promover la conferencia de diálogo sugerida por líderes religiosos y no existe un mecanismo que permita prever un fin de las hostilidades a corto plazo".

En este sentido, ha condenado el asesinato y secuestro de varios profesores y estudiantes y la destrucción de escuelas por parte de "elementos armados" en esta zona del país, al tiempo que ha subrayado que estos incidentes "impiden que miles de niños acudan a la escuela".

Por último, ha dicho que el organismo ha tomado nota de la decisión del Gobierno de abrir investigaciones sobre varias matanzas supuestamente cometidas por miembros del Ejército y ha reclamado que los responsables rindan cuentas.

LAS TENSIONES EN LAS REGIONES ANGLÓFONAS

Desde 2016, el Gobierno camerunés, mayoritariamente francófono, ha reprimido las protestas pacíficas de la minoría anglófona contra la supuesta marginación social y económica en la que viven. Decenas de civiles han muerto en los disturbios, lo que ha alimentado el apoyo a los separatistas que buscan un estado independiente.

El movimiento secesionista entre los angloparlantes, quienes aseguran estar en una situación de marginación, ha existido durante décadas de forma clandestina pero en los últimos tiempos ha comenzado a ganar apoyos en las dos regiones de habla inglesa en respuesta a la represión por parte del Gobierno.

El Ejecutivo confirmó en junio la muerte de más de 80 soldados y policías a consecuencia de ataques de milicianos separatistas anglófonos en el oeste del país desde septiembre de 2017.

"Las estadísticas, a fecha del 11 de junio, muestran 123 ataques con 84 muertos, incluidos 32 soldados, 42 gendarmes, siete oficiales de la Policía, dos guardias de prisión y un guardia forestal", recogía el informe presentado por el primer ministro, Philemon Yang.

La división de Camerún data del final de la I Guerra Mundial, cuando la Sociedad de Naciones repartió la antigua colonia alemana de Camerún entre Francia y Reino Unido. Camerún cuenta con el francés y el inglés como lenguas cooficiales, si bien la mayoría de la población utiliza el primero.

Para leer más