22 de julio de 2019
8 de junio de 2019

Canadá afirma que Cuba jugará un importante papel en el proceso de restauración de democracia en Venezuela

OTAWWA, 8 Jun. (Reuters/EP) -

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, ha asegurado este viernes que Cuba tendrá un papel importante que jugar en el proceso de restauración de la democracia en Venezuela, a pesar de que Ottawa y La Habana no están de acuerdo sobre si el presidente venezolano, Nicolás Maduro, debe permanecer en el cargo o no.

"Creo que estamos viendo una convergencia internacional en torno a la necesidad de que se produzca una transición pacífica en Venezuela que culmine en la celebración de unas elecciones libres y justas y en la vuelta a la democracia. Cuba tendrá un papel que desempeñar en esto", ha destacado Freeland.

Las declaraciones de Freeland han llegado tras un encuentro en Toronto celebrado este viernes con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez para hablar sobre el papel de la región en la búsqueda de una "solución pacífica a la crisis de Venezuela".

Por su parte, el ministro cubano ha reiterado su preocupación por la "suspensión de otorgamiento de visas a cubanos en La Habana" y ha agradecido el "rechazo a la Ley Helms-Burton y al bloqueo contra Cuba".

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, instó el pasado jueves 31 de mayo a Canadá a esforzarse más por involucrar directamente a Cuba en la crisis venezolana. Pence, que hizo alusión a la "maligna influencia" de la isla en la situación que atraviesa Venezuela, indicó durante su visita a Ottawa, la capital canadiense, que las autoridades de Canadá deben ayudar a "exponer" el impacto negativo de Cuba.

El Gobierno de Cuba rechazo "enérgicamente" el pasado mes de abril la decisión de Estados Unidos de reactivar por completo la Ley Helms-Burton, lo que abre la puerta a demandas contra empresas de todo el mundo que hagan negocios con los bienes confiscados tras la Revolución de 1959, subrayando que se trata de un "ataque al Derecho Internacional" que "fracasará".

La Ley Helms-Burton, aprobada en 1996, dio este derecho a los ciudadanos estadounidenses, si bien hasta ahora todos los Gobiernos norteamericanos habían dejado sin efecto esta cláusula "con la esperanza de que el régimen cubano hiciera una transición hacia la democracia".

La reunión de Freeland con Rodríguez es la segunda en menos de un mes. Los dos ministros se reunieron en La Habana el 16 de mayo para mantener conversaciones centradas en Venezuela.

Cuba es uno de los aliados más importantes de Maduro, quien el pasado 10 de enero inició un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional porque se basa en los resultados de unas elecciones presidenciales, celebradas el 20 de mayo de 2018, que consideran fraudulentas.

En respuesta, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino el 23 de enero con el triple objetivo de "cesar la usurpación", crear un "gobierno de transición" y celebrar "elecciones libres". Ha sido reconocido por Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos y muchos europeos, incluido España.

A raíz de la asonada militar del 30 de abril, la situación se ha complicado y Gobierno y oposición han mantenido contactos exploratorios en Noruega con el propósito de reanudar un diálogo que se ha resistido estos años. De momento, no ha dado más resultado que el compromiso de las partes de seguir hablando.