20 de marzo de 2019
4 de abril de 2010

El cardenal Sodano muestra su apoyo al Papa y dice que la Iglesia "no se deja impresionar por habladurías"

ROMA, 4 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno) -

El decano del colegio cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano, aseguró este domingo al Papa que toda la Iglesia está con él y que el pueblo de Dios "no se deja impresionar por las habladurías del momento".

Sodano hizo estas declaraciones al comienzo de la misa de Pascua en la Plaza San Pedro mientras felicitaba al Papa en nombre de toda la comunidad católica. "Nosotros admiramos su gran amor y el modo en el que, con corazón de padre, hace propias las alegrías y esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres", especialmente "de los pobres" y los "sufrientes", dijo.

"A través mío, toda la Iglesia desea desearle buena Pascua. La Iglesia está con usted, los cardenales, sus colaboradores en la Curia romana, sus hermanos obispos" y "particularmente, los 400.000 sacerdotes que sirven al pueblo de Dios en las parroquias, en los oratorios, en las escuelas, en los hospitales, en las fuerzas armadas y otros numerosos ambientes, como también en las misiones en las zonas más remotas del mundo", aseguró Sodano.

"Está con usted el pueblo de Dios, que no se deja impresionar por las habladurías del momento, por las pruebas que a veces golpean a la comunidad de los creyentes", añadió.

El cardenal, que en ningún momento hizo referencia directa a los escándalos de pedofilia, recordó que, tal y como predijo Jesús, "en el mundo tendréis tribulaciones". Aun con todo, Cristo animó a los creyentes a tener "coraje" porque él "ha vencido al mundo", precisó.

Después de la Misa, el Papa impartirá la bendición 'urbi et orbi' (a la ciudad y al mundo) a todos los presentes y a todos aquellos que sigan el evento a través de la televisión o de la radio.

Esta ceremonia concluirá las celebraciones de la Semana Santa y por la tarde, el Papa se trasladará a la residencia pontificia de Castel Gandolfo, que está situada a unos 30 kilómetros de Roma, para pasar unos días de reposo.