18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 8 de mayo de 2018

    Casi un centener de rohingyas regresan a Birmania desde Tailandia tras pasar décadas como refugiados

    Casi un centener de rohingyas regresan a Birmania desde Tailandia tras pasar décadas como refugiados
    REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - ARCHIVO

    MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 93 rohingyas que llevaban décadas como refugiados en Tailandia han regresado finalmente a Birmania, su país de origen, en el marco de un proceso coordinado por los gobiernos de ambos países y apoyado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), según ha informado ésta última en un comunicado.

    La ONU ha detallado que los refugiados partieron el lunes de cinco campamentos situados en la frontera común. Se dividieron en dos grupos para cruzar la línea limítrofe y dirigirse a los estados birmanos de Kayin y Kayá, donde fueron recibidos por las autoridades locales.

    Los rohingyas han sido instalados en centros de acogida pero su destino final son pequeños pueblos y ciudades en Kayin y Kayá, aunque también en las regiones de Bago y Sagaing e incluso Rangún, la principal urbe de la nación asiática.

    "Los refugiados en Tailandia han expresado su interés en regresar a casa y han comenzado a hacer planes de futuro más a llá de los campamentos con la esperanza de que la paz y estabilidad prevalecerán en sus lugares de origen, en el sureste de Birmania", ha dicho ACNUR.

    La ONU ha aclarado que apoya este proceso porque se trata de repatriaciones voluntarias y porque en estos lugares del sureste de Birmania se dan las condiciones necesarias para que los rohingyas vuelvan. En el estado de Rajine, en cambio, "la situación todavía no lo permite", ha subrayado.

    Los rohingyas han salido de Birmania porque el Estado no les reconoce como ciudadanos y, en consecuencia, prácticamente carecen de derechos. El gran éxodo se produjo el pasado verano a raíz de un ataque insurgente que desató una campaña militar que Naciones Unidas ha llegado a calificar de "limpieza étnica".

    Desde el 25 de agosto, más de 700.000 rohingyas han huido en este caso hacia Bangladesh, el que las autoridades birmanas consideran su verdadero país de origen. Los dos gobiernos llegaron a un acuerdo para comenzar las repatriaciones, pero ha quedado en suspenso por las dudas de que realmente sea un regreso voluntario y porque las instalaciones preparadas en Birmania son campamentos vallados con escasa salubridad.

    La de esta semana es la segunda repatriación voluntaria de rohingyas desde Tailandia. La primera tuvo lugar en octubre de 2016 e implicó a 71 rohingyas. Pese al éxito de los dos procesos, ACNUR ha instado a mejorar las condiciones de vida en los campamentos y a garantizar un regreso apropiado que les permita "planear su futuro con dignidad".