25 de febrero de 2021
9 de noviembre de 2014

Las cenizas del caso Iguala serían analizadas por los forenses austriacos que identificaron a los hijos del zar

MÉXICO DF, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las cenizas halladas en seis bolsas por los investigadores mexicanos podrían ser analizados por los forenses austriacos que examinaron los restos mortales de los dos hijos perdidos del zar Nicolás II de Rusia con el fin de determinar si pertenecen a los 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala.

El procurador general de México, Jesús Murillo Karam, anunció el viernes el hallazgo de seis bolsas llenas de cenizas que, según sospechan, podrían pertenecer a los 'normalistas', y adelantó que serían enviadas a la Universidad de Innsbruck, en Austria.

La Universidad de Innsbruck posee uno de los equipos forenses más reconocidos a nivel internacional por sus trabajos de medicina molecular y, en concreto, sus estudios de ADN mitocondrial, el tipo de análisis que solicitará la Procuraduría General de la República (PGR).

El equipo de forenses está liderado por Parson Walther, que participó en los trabajos de identificación de los cadáveres del zarévich Alexis y de la zarina Anastasia, que fueron hallados en 2007, 90 años después de la matanza de los últimos Romanov.

En 2006, participaron en el análisis del supuesto cráneo de Mozart expuesto por la fundación Mozart de Salzburgo, aunque no pudieron demostrar que fuera auténtico, según ha informado el diario mexicano 'Milenio'.

También colaboraron en la identificación de los cadáveres de las víctimas del tsunami que en 2004 arrasó el sureste asiático, y en el del montañista Reinhold Messner, que desapareció en 1970 en el Nanga Prabat.

CASO IGUALA

Los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza, la de Tlatelolco.

Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.

Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a Guerreros Unidos.

A partir de ese momento se pierde el rastro de los 43 'normalistas'. Nada se ha sabido de ellos hasta las últimas revelaciones. Queda ahora el análisis de las cenizas y de los cadáveres de la veintena de fosas comunes halladas en la zona.

Para leer más