2 de diciembre de 2020
25 de junio de 2007

Chile.- Una huelga de subcontratados de CODELCO que representa a 28.000 trabajadores deja un saldo de 50 detenidos

SANTIAGO, 25 Jun. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Medio centenar de detenidos, ocho autobuses y un camión quemados, además de vías interrumpidas y daños aún indeterminados, es el saldo de la paralización de actividades convocada hoy por los subcontratistas de la minera chilena CODELCO, la mayor productora de cobre del mundo.

Los manifestantes, que representan a 28 mil trabajadores que trabajan en empresas medianas que prestan servicios a la estatal chilena, piden mejoras laborales, la entrega de un bono de productividad y tener las mismas condiciones laborales que los empleados directos de la compañía.

La paralización, que compromete a cuatro de las cinco divisiones de CODELCO, ha causado desórdenes en el centro minero 'El Teniente, de Rancagua', a unos 80 kilómetros al sur de Santiago, donde los trabajadores se han reunido para protestar por sus demandas. También se han producido incidentes en las minas de Chuquicamata y Antofagasta, a 1.371 kilómetros de Santiago, en el extremo norte del país, donde se trabaja a poco menos de 2.900 metros de altura sobre el nivel del mar.

En los minerales afectados, los manifestantes han impedido el acceso a las faenas diarias de los trabajadores que no están en huelga, lo que ha obligado a la intervención de la policía. En un comunicado, CODELCO dijo que, pese a los inconvenientes, la empresa sigue produciendo con normalidad y expresó su disposición al diálogo con los huelguistas.

CODELCO produce anualmente 1,8 millones de toneladas métricas de cobre fino, cuyos retornos superan los 17.000 millones de dólares. Los contratistas, cuyas labores van desde la manutención de maquinaria a la preparación de alimentos, presionan para igualar sus salarios y garantías con las de los mineros contratados directamente.

La empresa estatal rechaza las negociaciones salariales porque alega que no se trata de trabajadores contratados directamente por la empresa.

Algunos de los incidentes más violentos se registraron en la cercanía de la división El Teniente, donde grupos de huelguistas quemaron autobuses y una caseta de un control de peaje y sabotearon otros autobuses.