29 de noviembre de 2020
21 de agosto de 2007

Chile/Perú.- Fujimori ordenó espiar llamadas telefónicas de militares y políticos chilenos durante su mandato

La revelación fue hecha en el marco de la revisión del proceso de extradición del ex presidente, cuyos alegatos se escucharán mañana

SANTIAGO, 21 Ago. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El ex presidente de Perú Alberto Fujimori ordenó a su agregado militar en Santiago que interceptara las llamadas telefónicas de políticos y miembros de las Fuerzas Armadas de Chile, según se reveló hoy en el marco de la revisión de la petición de extradición del ex gobernante que inició este martes el Tribunal Supremo de este país sudamericano. La misma operación se realizó con mandatarios latinoamericanos que visitaron Perú mientras Fujimori fue presidente.

Los datos, hasta ahora inéditos, están en un informe firmado por el ex jefe de Inteligencia de Fujimori, Vladimiro Montesinos, y que fue leído hoy en el tribunal como parte del proceso.

En el informe, Montesinos, quien está encarcelado hoy en Perú, se señala que esta práctica de espionaje era ordenada por Fujimori para conocer información privilegiada de los países vecinos de Perú y también de los gobernantes que lo visitaban.

Según el informe reservado, el autor de los espionajes fue el ex agregado militar peruano Luis Romero Silva, quien permaneció asignado a Chile durante tres años.

DOCE LIBROS.

La Segunda Sala Penal de la máxima instancia judicial chilena inició hoy la revisión de un resumen de 70 diapositivas con lo más relevante de los 12 libros que contienen la investigación llevada a cabo por el juez Orlando Álvarez, quien en julio pasado emitió un fallo en el que se negó la petición de la Procuraduría de Perú al considerar que Fujimori no es extraditable ya que no hay pruebas suficientes de los delitos que se le imputan.

La sesión duró cuatro horas y no dio tiempo a la presentación de los alegatos de los abogados de las partes, por lo que estos se realizarán mañana miércoles.

Tras haberse fugado en 2000 en medio de su tercer mandato, el ex presidente fue juzgado en ausencia en Lima, donde se le acusa de 10 casos de violaciones a los Derechos Humanos y dos de corrupción. El fallo que debe emitir el Supremo chileno es inapelable, por lo que decidirá el destino del ex mandatario.

Fujimori, de 69 años, llegó a Chile en noviembre de 2005, fue encarcelado debido a la orden de captura internacional que pesaba en su contra y, después de seis meses de permanencia en una cárcel de alta seguridad, fue beneficiado con el arresto domiciliario, el que hoy cumple en una lujosa residencia en una zona campestre al norte de Santiago.

El abogado que representa al Estado peruano, Alfredo Etcheberry, manifestó su confianza en los alegatos de mañana y dijo que "nadie puede discutir que se cometieron los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta porque hay pruebas suficientes y la misma defensa no lo niega. Lo único que sostiene es que no hay pruebas de que Fujimori lo haya conocido o lo haya ordenado, y nosotros sostenemos que sí. El énfasis va a estar en el análisis de esa prueba".