19 de septiembre de 2019
25 de noviembre de 2018

China aplaude la derrota del partido independentista de Taiwán en las elecciones locales de la isla

China aplaude la derrota del partido independentista de Taiwán en las elecciones locales de la isla
REUTERS / PICHI CHUANG

TAIPEI, 25 Nov. (Reuters/EP) -

El Gobierno chino ha aplaudido este domingo la derrota del partido independentista de Taiwán, el Partido Democrático Progresista (DPP) en las elecciones municipales que se han celebrado este sábado en la isla, ya que alega que demuestra que la población taiwanesa quiere que su Ejecutivo mejore sus relaciones con Pekín.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, que tendrá que hacer frente a las elecciones presidenciales en apenas un año, ha dimitido este sábado como líder del DPP, asumiendo la responsabilidad ante la enorme derrota que ha sufrido la formación en los comicios municipales.

El DPP ahora sólo cuenta con el control de seis ciudades y condados de la isla, comparados con los más de 15 que controla el partido de la oposición y favorable a China, el Kuomintang. También ha perdido uno de sus principales bastiones, la ciudad meridional de Kaohsiung.

"Los resultados electorales reflejan la fuerte voluntad del pueblo de Taiwán, que tiene la esperanza de continuar beneficiándose de las ventajas que supone un desarrollo pacífico de las relaciones a lo largo del estrecho de Taiwán, así como su deseo de mejorar la economía de la isla y el bienestar social", ha emplazado la Oficina de Gestión de Taiwán, que responde ante el Gobierno chino.

La situación política es muy similar, aunque inversa, a la de noviembre de 2014, cuando el entonces primer ministro, Jiang Yi Huah, dimitió por los malos resultados de su partido, en este caso el Kuomintang.

China y Taiwán han tenido gobiernos diferentes desde el final de la guerra civil china que concluyó en 1949 con la victoria del Partido Comunista de China de Mao Zedong y la proclamación de la República Popular China. Las fuerzas nacionalistas, lideradas por el Kuomintang de Chang Kai Shek se vieron recluidas a la isla de Taiwán, la antigua Formosa, donde aún perdura formalmente la República de China.

El estallido de la Guerra de Corea en 1950 desató el temor en Estados Unidos ante la posibilidad de que el comunismo se extendiera por todo el continente y envió a la Séptima Flota a Taiwán para respaldar a Chang. Pese a ello, en la actualidad Washington no reconoce a Taiwán como un país independiente y la posible invasión china --Pekín considera Taiwán parte de su territorio-- planea como uan amenaza sobre la isla.

Para leer más